Desafío 52 Versiones: Noviembre (Personajes 44 - 48)


¿Hay alguien aquí?

...

Noviembre. Mi clima favorito en el lugar donde crecí. El mes que alguien eligió para dedicar a la escritura.

Hablemos del clima, y de historias.
# 44. Escribió un anecdotario/diario durante un tiempo considerable. Quizá todavía lo hace.

# 45. Tiene un blog o vlog. Puede que sea irregular, o que llegue hasta a la hora en punto. Pero, en todo caso,está relacionado con el clima de la región.

# 46. Nunca ha leído un libro (en ningún formato). Probablemente no sabe leer, quizá no tiene tiempo o acceso a los libros. Quizá prefiere la televisión.

# 47. Escribe poesía triste en los días soleados, y poesía feliz en los días grises.

# 48. Su vida estuvo en riesgo (o lo está ahora mismo) por culpa de una condición climática que usualmente no es peligrosa.

Y con eso los dejo. Ya le estoy robando minutos al día.


Para los que no saben de qué va esto, la versión corta es que se trata de un método para mantenernos inspirados todo el año. Al inicio de cada mes les presento 4 o 5 disparadores literarios. Elijan los que quieran y con cada uno inventen un personaje. Hay varias opciones sobre lo que pueden hacer con los seres ficticios resultantes, pero la premisa es que todos los personajes de un mismo autor viven la misma situación de una forma u otra. Pueden visitar la entrada principal para ver los detalles.

Recuerden que pueden compartir su progreso (ya sea el escrito, o sus anécdotas y dudas del proceso creativo)

Personajes (disparadores) anteriores:
Enero
#1. Protagonista muerto(a)
#2. Experto(a) fuera de su zona de confort
#3. Prejuicioso(a) con poder
#4. Alguien siente mucho frío, pero no puede usar abrigo
#5. Inspírarse en esta imagen, tomada de https://pixabay.com/
Febrero
#6. Su tema músical es Ministry of Magic - "Don't Leave"
#7. El sanador
#8. El talento inesperado
#9. Su libro favorito es...
Marzo
#10. Una buena persona
#11. Una persona del sexo opuesto
#12. Una persona común
#13. Una persona extraordinaria
Abril
#14. Soy el escritor
#15. ¿Me perdí de algo?
#16. ¡Soy un héroe!
#17. A mí ni me miren
Mayo
#18. El que salió en las noticias… de casualidad.
#19. El ser (mítico) de youtube.
#20. La amiga del amigo de un primo de tu contacto… o algo así.
#21. El personaje historico que no llegó a los libros de texto.
#22. La madre promedio.
Junio
Personajes 23-26: 4 imágenes (también son de https://pixabay.com/)
 

Julio
# 27. Celebra una religión que no practica.
# 28. Celebra una muerte
# 29. Celebra el cumpleaños de alguien que no le agrada.
# 30. Celebra el aniversario de una relación
Agosto
# 31. El maestro de escuela con amnesia selectiva
# 32. El abogado que persigue en secreto su vocación
# 33. El animador de fiestas infantiles
# 34. Gana mucho dinero por cumplir una tarea muy especifica en la forma precisa
Septiembre
# 35. Saca su basura en bolsas pequeñas
# 36. Saca la basura en un contenedor grande
# 37. Tiene dos contenedores de basura fijos frente a su casa; los contenidos están clasificados de modo que aquello que aún podría servir de algún modo está separado.
# 38. Corre a sacar la basura cuando pasa el camión.
Octubre
# 39. ¿Cómo es su escritorio?
# 40. Las paredes están pintadas o empapeladas de manera inusual.
# 41. Hay algo bajo la cama. Yo espero que no sea un monstruo… o el personaje.
# 42. Un haz de luz solar entra directamente desde arriba.
# 43. Esta persona tiene más de una habitación.

(relato) Es sólo una promesa

Por un defecto en los reguladores, está nevando en la estación Eiko. Un día blanco en el que RED resalta incluso mas de lo que solía hacerlo Tabitha con su atuendo oscuro de #temporalBreveEfimera amante del Rock Eco. La nieve nos parecía molesta, ahora los dos vivimos en lugares sin ese tipo de clima.

—¿Qué piensas, fiv?

Ni siquiera conozco la traducción correcta a esa palabra, pero sé lo que significa. Sé lo que ella piensa cuando me llama “fiv”, aunque no sabría ponerlo en palabras. Sólo sé que siempre me causa la necesidad de sonreír y tengo que hacer un enorme esfuerzo para no ir directamente al núcleo de esos pensamientos tan intensos que la definen.

Lo que piensa me ahoga, y no quiero que acabe. Supongo que así es como lo sentían los poetas de La Tierra.

Automáticamente, le digo lo único que podría decirle: la respuesta sincera a su pregunta. Por el gesto en su cara, sospecho que es una suerte que justo ahora no este viendo en su mente: lo que piensa no me gustaría.

—Deberías llamarla —dice.

Que extraño. A ella le gustaría que yo dejara de hablar con Tab para siempre, ¿y dice que la llame, sólo porque me pregunto si extraña la nieve?

—Dile que nos comprometimos.

Ah. Ya veo.

No será la noticia que por fin me separe de Tabitha, pero entiendo porque Red espera eso. Es por lo mismo por lo que siente celos: ella no logra comprender nuestra relación, y piensa que Tab le lleva ventaja por ser de mi mundo.

En cualquier caso, si debería contarle a mis amigos que encontré el amor y que ahora busco una ceremonia de matrimonio válida. Aunque sólo debo entrar al edificio cercano, antes de irme la beso como si fuera la última vez.

En el centro de comunicaciones me encuentro al hermano de mi prometida. Rezonga sobre mi conducta en Yhe. Algo me dice que si le hago una visita a su subconsciente... Ajá. Ni siquiera tuve que llegar hasta el subconsciente para descubrir que lo que en realidad lo ofende es que Red y yo estemos a punto de casarnos. Sus motivos para sentirse tan indignado son un asunto complicadísimo, pero supongo que es injusto llamarlo un patán sólo porque su código moral y su definición de respeto son totalmente diferentes a los mios.

Continúo acumulando 'infracciones inofensivas pero evidentes', como él dice, al encender uno de los amplificadores y abrir el cada vez menos usado canal de comunicación con El Observatorio.

Contesta Jake. Siempre esta ahí a esta hora.

Su voz, perfectamente clara y audible, a mi me suena distante, vacua. He oído más de una vez que lo describen como un tipo banal con una voz que hace juego. Pero yo nunca tuve esa impresión. Su mente es uno de los universos más sensibles que yo haya visitado en mi vida.

Siempre estuve acostumbrado a rondar su mente mientras lo escuchaba, creo que por eso se me hace tan pobre oír su voz desde aquí.

En menos de cinco minutos las chicas están en la línea también. Todos me felicitan, pero desde aquí no puedo sentir el entusiasmo. Más bien me siento sólo. Ni siquiera les explico que no sé como voy a casarme con ella, que no hay un planeta en que las reglas nos resulten convenientes. Cuando estaba en casa, cuando no estaba muy seguro dónde acababa mi mente y empezaban las de ellos, eso hubiera sido parte de la conversación, y de algún modo me habría ayudado hablar con ellos. Ahora... ¿esto es a lo que se referían mis padres al decir que al salir del colegio los amigos se pierden?

Al acabar la llamada de larguísima distancia, estoy emocionalmente drenado.

—¿Malos augurios? —pregunta uno de los amigos de mi prometida. Es un amigo para mí también, supongo, pero no entro y salgo de su mente como si fuera mía, así que no me ayuda a sentirme acompañado.

De todas formas, le explico lo que puedo sobre mi situación.

—Ah, es por el matrimonio. Le pasa a casi todas las especies.

—No tenemos ni la fecha, ni siquiera encontramos una ceremonia. Es temprano para nostalgia por nupcias.

Él hace un ruido ronco con su nariz, el equivalente de su especie a encogerse de hombros.

—Es la decisión la que cuenta, no la ceremonia. Cuando eliges casarte, o no casarte, estás admitiendo en que forma amas a tu otra persona.

Ahora entiendo porque la gente de su cultura no se compromete, sólo escriben y firman su contrato de una vez. Me gustan sus contratos, pero la ceremonia se realiza en un planeta inhabitable para especies con dos pulmones.

Y sin embargo... creo que tiene razón. La decisión ya fue tomada. Para siempre, con votos ineludibles y públicamente, así es como admitimos amarnos. Viéndolo así, es un poco aterrador; no creo haber tomado nunca un desafío de semejante talla.

¡Venga!


Este relatito suelto describe desde un incidente que será discutido desde un ángulo diferente en la historia que estoy (re)organizando para escribir en noviembre, pero si me puse a escribirlo fue debido a un ejercicio literario propuesto por Julie Duffy, que -versión corta- sugiere explorar como una persona es diferente según con quien esté.
¿Ven cuál es la enorme diferencia en como se desenvuelve el protagonista? Probablemente no, tampoco lo ven quienes lo rodean, ni él mismo.

(Relato) De incógnito

Una palabra o dos eran el único pasaporte que necesitaba. Dicen que el dinero te abre puertas, que los libros te llevan a dónde quieras. Pero Heivden sólo necesitaba preguntas. Sí podía formular la interrogante correcta, podía obtener cualquier dirección, cualquier contraseña... cualquier “palabra mágica”.

Así las llamaba su hermano: palabras mágicas. No eran para cualquiera.

A Ichabod se le hacía difícil, pero Heivden había heredado el don de su madre, aunque hasta hace unas horas no tenía idea. Ahora que había viajado de un mundo a otro con sólo un par de palabras, había infinitos viajes en el horizonte.

―¡Mira! ¿Cómo me queda éste? ―preguntó Ichabod; por supuesto que lo había traído también. Ni por error hubiera ido a ningún lado sin su hermano.

Miró el sombrero que su hermano se estaba probando. Sí hubiera podido, Heivden hubiera ocultado su opinión al respecto.

―¡Ouch! ―Ichabod fingió estar dolido aunque su mellizo no había pronunciado palabra―. Eso no es cierto, ya verás que encuentro uno que sí me queda bien.

―¡Lo que daría por poder decirte de una vez que te ves bien! ―dijo Heivden, mientras seguía a su hermano a través del laberinto de estantes mal organizados en un espacio reducido.

―De acuerdo, de ahora en adelante no voy a espiar. ¡Éste! ―Ichabod se embutió otro sombrero en la cabeza. Este lo hacía ver como un bote de salsa.

Heivden negó con la cabeza.

―¿Y aquel? Pásame ese... el azul ―cuando se hubo acomodado la extravagante gorra azul, extendió sus manos como para mostrar lo bien que ahora se veía.

―Ahora sí ―dijo el mellizo de cabello oscuro, con un asentimiento aprobatorio―. Ese eres tú.

―Bueno, haré lo posible por no tomar eso como un insulto. ¿Que tal el anaranjado?

―¡No te dejaré caminar por ahí con...! Espera, ¿no habías dicho que no espiarías?

―No lo hice.

―¿Y entonces como supiste que pienso que esa gorra te queda horrible?

―Eres muy mal mentiroso.

No lo era. Ambos eran razonablemente hábiles en el engaño. Pero también se conocían demasiado bien como para burlar al otro.

―Llévate éste.

―¿Por qué me dices que me compre un sombrero que me hará ver como un niño paranoico?

―¡Ahora sí estás espiando!

―Claro, no tiene caso evitarlo. Al parecer de cualquier forma sé lo que piensas ―dijo Ichabod y, como lo sabía, no había ninguna necesidad de que su hermano dijera en voz alta que era mejor ese sombrero que ningún sombrero, si querían sobrevivir el tiempo suficiente en aquella... ciudad.

Veintitrés horas y dieciocho minutos, eso era lo que faltaba para que los escudos de la región se abrieran. Hasta entonces, los viajes mágicos eran imposibles. Mientras tanto, ocultar el cabello color cobre de Ichabod era de vida o muerte. Los extranjeros no eran bienvenidos, en especial los que venían de cierto mundo en dónde todos tenían el cabello color cobre.

Viniendo de una familia extremadamente multiracial, sólo uno de los mellizos había heredado esa característica, así que sólo necesitaban un sombrero. Aún así, no podían pagarlo.

No tenían dinero que dejar en el mostrador cuando salieron, sin quitar el letrero de cerrado, así que Heivden usó su recién descubierta habilidad para dejar un clon exacto del sombrero que se llevaban. Repitió una disculpa hacía el encargado inconsciente, y se aseguró de cubrir cada hebra de cabello en la cabeza de su hermano.

―No entiendo porque puedes hacer sombreros y viajar a donde quieras, pero no puedes hacer que mi pelo se vea igual que el tuyo ―apuntó Ichabod.

―Oh.

―¿”Oh”, qué?

―Es que... sí hay una palabra mágica para eso, pero no se me había ocurrido preguntar.






Taller de escritura "Móntame una escena" 
www.literautas.com

Escena #53
¿Quieres leer otras historias inspiradas por este ejercicio

Desafío 52 Versiones: Octubre (Personajes 39 - 43)


¡Saludos, gente que escribe!

Ya que el mes pasado nos faltó poco para urgar en la basura de los personajes, sigamos siendo osados y asomémonos en sus habitaciones. No hay tiempo para revisar cada detalle, así que, sólo prestaremos atención a aquello que más destaque, ¿les parece?

Nada más no pierdan de vista que no es tan importante el detalle, sino lo que eso dice sobre cada personaje.
# 39. El escritorio. No sé ustedes, pero el simple hecho de que tenga un escritorio en su habitación me parece significativo, pero vayan más allá, ¿es muy caro? ¿muy desordenado? ¿era de alguien más antes?

# 40. Las paredes están pintadas o empapeladas de manera inusual. ¿Cómo? ¿Por qué? Supongo que esa es la cuestión.

# 41. Hay algo bajo la cama. Yo espero que no sea un monstruo… o el personaje.

# 42. Un haz de luz solar entra directamente desde arriba. ¿Es un tragaluz, o un agujero en el techo? El tamaño y la forma podrían ser importantes, tal vez no hay nada que saber sobre el origen de la luz, sino sobre lo que el personaje hace con ella.

# 43. ¡Bonus! Esta persona tiene más de una habitación. ¿Es que es de la realeza? ¿O solía haber más gente en esta casa y un evento terrible lo ha dejado con el doble de espacio? ¿Quizá lo que tiene es un cuarto secreto?

Eso es todo por hoy.


Para los que no saben de qué va esto, la versión corta es que se trata de un método para mantenernos inspirados todo el año. Al inicio de cada mes les presento 4 o 5 disparadores literarios. Elijan los que quieran y con cada uno inventen un personaje. Hay varias opciones sobre lo que pueden hacer con los seres ficticios resultantes, pero la premisa es que todos los personajes de un mismo autor viven la misma situación de una forma u otra. Pueden visitar la entrada principal para ver los detalles.

Recuerden que pueden compartir su progreso (ya sea el escrito, o sus anécdotas y dudas del proceso creativo)

Personajes (disparadores) anteriores:
Enero
#1. Protagonista muerto(a)
#2. Experto(a) fuera de su zona de confort
#3. Prejuicioso(a) con poder
#4. Alguien siente mucho frío, pero no puede usar abrigo
#5. Inspírarse en esta imagen, tomada de https://pixabay.com/
Febrero
#6. Su tema músical es Ministry of Magic - "Don't Leave"
#7. El sanador
#8. El talento inesperado
#9. Su libro favorito es...
Marzo
#10. Una buena persona
#11. Una persona del sexo opuesto
#12. Una persona común
#13. Una persona extraordinaria
Abril
#14. Soy el escritor
#15. ¿Me perdí de algo?
#16. ¡Soy un héroe!
#17. A mí ni me miren
Mayo
#18. El que salió en las noticias… de casualidad.
#19. El ser (mítico) de youtube.
#20. La amiga del amigo de un primo de tu contacto… o algo así.
#21. El personaje historico que no llegó a los libros de texto.
#22. La madre promedio.
Junio
Personajes 23-26: 4 imágenes (también son de https://pixabay.com/)
 

Julio
# 27. Celebra una religión que no practica.
# 28. Celebra una muerte
# 29. Celebra el cumpleaños de alguien que no le agrada.
# 30. Celebra el aniversario de una relación
Agosto
# 31. El maestro de escuela con amnesia selectiva
# 32. El abogado que persigue en secreto su vocación
# 33. El animador de fiestas infantiles
# 34. Gana mucho dinero por cumplir una tarea muy especifica en la forma precisa
Septiembre
# 35. Saca su basura en bolsas pequeñas
# 36. Saca la basura en un contenedor grande
# 37. Tiene dos contenedores de basura fijos frente a su casa; los contenidos están clasificados de modo que aquello que aún podría servir de algún modo está separado.
# 38. Corre a sacar la basura cuando pasa el camión.

Robar y ser robado

Ya sabes como es, un día estas tranquilo, robando un museo para no perder la práctica, y el amor de tu vida por fin se digna a aparecer. Su belleza física, pasajera cómo es, consigue provocar pasajeras emociones.

Las emociones llevan a la decisión de siempre: tomar lo que deseas. Así que diseñas un plan para robar su corazón, y te metes en su vida con el sigilo con que entrarías a un banco cerrado.

Todo fluye, constante e inconstante, como el tiempo. Consigues lo que quieres, por supuesto, pero también ocutlo que jamás te había sucedido: mientras te asomabas a su mundo, el amor de tu vida se ha asomado al tuyo y tu corazón esta ahora en su pecho.

¡Que robo tan absurdo es el amor, al final resulta que te quedas con sólo un corazón, y como no es el tuyo no tienes idea de como echarlo a andar.

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger