Planes y Fragmento de "Vertientes del tiempo"

Hola, lectores.
Noviembre ya está casi acabando, el primer borrador de Vertientes del Tiempo está casi completo y... necesita un título ahora que es el primero de al menos dos libros. La cosa es que el tema general son las Vertientes del tiempo, pero no entraré a ese tema como se debe hasta... ¿la mitad del segundo libro, quizá?
Sería mi primera "saga". He reutilizado personajes, pero ¿mantener continuidad de una misma trama? No sé si pueda. No sé si me parece buena idea.
Pero significa que tengo la oportunidad de cerrar noviembre con un borrador completo, limpiar todo esto, y luego, con arranques sólidos, construir el resto. Podría producir material para dos libros más, si son breves. Es la ventaja de tener varias realidades... pero eso ya se hizo. Prefiero "resumir". Pero eso es una conversación para otro día, ¿verdad?

Mejor les dejo unos párrafos en los que estuve trabajando esta semana, y que corresponden al desafío proporcionado como premio por alcanzar las 40,000 palabras. Como los anteriores, es un disparador propuesto por un miembro del Young Writers Program.

Eleanor: "Include an awkward dinner."
Justo necesitaba que ciertas verdades se presentaran de forma inoportuna así que la escena encontró su lugar fácilmente, aunque no sea exactamente lo que debería, me gusta el resultado.

He aquí una cena incómoda con la familia del protagonista (y Gaspar):

Cuando la voz demandante de Brava anunció que ya estaban sirviendo la cena, ambos entraron con expresiones calmas, tan falsas como las excusas del tío Mike. Jeremy ocupó su lugar en la mesa con una sonrisa, pero no dejaba de pensar que su tío lo había utilizado. Mikelo también se ubicó, del otro extremo de la mesa, consciente de que tendría que tomar medidas severas para controlar a este chico malcriado antes de que echara por tierra todos sus planes.
Pero controlaron su enojo. Elogiaron a los cocineros, y fueron temerarios tomando partido cuando se discutieron las recetas. Rieron con un chiste de Gerald. Mikelo invitó a Gaspar a contarles qué pensaba el de la universidad. Jimmy respondió sin nerviosismo cuando su madre le preguntó algo referente a "esa chica misteriosa que tanto le gustaba".
Fueron minutos tranquilos. Y luego Janice mencionó un incidente menor que involucraba a los shtem y Jeremy no pudo evitar comentar que era sospechoso lo lento que avanzaban algunas de las investigaciones.
—¿Sospechoso, dices? —inquirió su madre, un poco a la defensiva.
—Sí, ya sabes. Que no importa lo que hagan no lleguen a nada, es sospechoso.
—Oh, por favor —soltó su melliza, apretando los dientes cada vez que hacía una pausa—, desde aquí afuera es fácil arrancar a quejarse. Si crees que lo hacen tan mal, ¿porque no vienes alguna vez a dar una mano?
—No quise decirlo de ese modo...
—¿Arguien me pasa ra sar, por favor? —dijo Gaspar, casi al mismo tiempo.
Janice empujó el recipiente en su dirección, con más fuerza de la necesaria.
—¿y entonces, de qué modo pensabas decirlo? —exclamó—. ¿Con sutileza?
—No. Sí.... ¡Pero no por eso...! No es lo que quise decir. Sólo que... con toda esa gente trabajando... y tú sabes cuánto están trabajando. No es natural que no haya más progresos.
Un silencio de asentimiento general sustituyó al pequeño intercambio de reclamos.
—Lo hemos pensado —confesó Gerald, de pronto.
Mikelo hizo una mueca de aburrimiento, pero los mellizos se mostraron muy interesados.
—Brava piensa que tenemos un traidor, ¿cierto cariño?
—¿Por qué alguien traicionaría a su especie y vendería su planeta? —replicó el genetista, con voz cansina.
—Cierto —Jeremy no fue capaz de contenerse—. Nadie sería tan estúpido.
Todos notaron lo afilado de aquel comentario, pero aparte de los dos involucrados, sólo Gaspar comprendió a dónde iba dirigida la estocada.
—Exactamente —enfatizó el tío Mike—. No es posible. Es más probable que sea una filtración accidental. Son todos seres humanos... Tal vez irrumpieron y ya.
—No ahí —Gerald negó con la cabeza—. De ninguna forma habrían pasado desapercibidos.
—Sí claro, pero algunos llevan trabajo a casa. Yo lo hago. Y no todos tienen un apartamento personal, la mayoría tienen a su familia, o a los invitados de la familia...
—¡Hey! —se quejó Gaspar—. No he abierto mi boca y de todos modos me han de sacar a cuento.
—Lo que digo es que ahí la seguridad no es igual en las casas de los empleados.
—¿Y qué hay del vandalismo? —insistió Brava—. Tuvo que ser alguien que entró, y los alienígenas no pueden hacerlo.
—Podrían —dijo Jeremy, y no se dejó arredrar por la mirada amenazante que le echó su tío—, si se vieran como personas.
Mikelo soltó una carcajada falsa. Gerald y Brava intercambiaron una mirada de angustia. Gaspar le hizo señas a Janice para que le pasara la salsa de tomate.


No es Scoot McCall cenando con los Argent, o Jasper intentando comerse a la invitada... Creo que ni siquiera cumple con mi idea de una cena incómoda. ¿Sólo un par de silencios?, ¿casi todos hablando con libertad? Ya quisiéramos, ¿cierto?
Pero así son los Padmore; ni siquiera Mikelo podría sumirlos en  el silencio cuando hay algo parecido a la posibilidad de intercambiar información. Lo que me lleva a que justo ese es el papel de esta escena. Tenía una forma mucho más simple para que Jimmy les explicara TODO a sus padres, de una vez y sin dramas. En cambio, aquí sólo oyen algunas piezas durante la cena y también proporcionan información... Sí, me gusta más así. Pero, ¿quedó muy artificial?

Fragmento extraño de Vertientes del Tiempo



¿Quieren ver lo que escribí la semana pasada, prácticamente mientras publicaba mi resumen de progreso para el NaNoWriMo?
Por estar jugando con eso, perdí un poco la continuidad, pero luego lo noté y esto se convirtió en el inicio del capítulo siguiente.

Desafío (recibido con motivo de alcanzar las 25000 palabras):

Janie-Ray: "Your character is stranded in the middle of the zombie apocalypse. How would they survive?"

Imaginen mi cara cuando veo que debo hacer que mis personajes de un mundo sin zombies sobrevivan al apocalipsis zombie. Y, bien, ellos igual tenían que ir a una fiesta aburrida, así que, ¿porque no una reunión para jugar un videojuego que al final nadie entiende? Uno de zombies, claro. Y voy a decir zombie una vez más solo para que vean que me da igual la redundancia.

Ahora sí, el fragmento que metí a martillazos a la historia y que difícilmente sobrevivirá a la segunda revisión(a menos que algo muy loco ocurra durante la primera):

----

—No es posible llevar una estrategia de supervivencia para esto —escupió—. Todo el mundo lo sabe. Los zombies son inmortales y al final se comen a todos o se sobreentiende que lo harán.

—Nada es inmortal —comentó Abigail, con voz cansina—. Toma la carretera que toman todos, pero quedate en el centro de la calle y aparte del grupo, ¿puedes correr, no?

—Eh... sí.

—Pues corran. Busquen un edificio que parezca del gobierno.... o un hospital... o que tenga los logos del juego o una flecha brillante.

—¿Has jugado esto antes, Buhr? —preguntó el otro jugador, casi tan aburrido como Gaaspar.

—No, no tengo idea de lo que estoy haciendo.

—¿Y entonces porque te estamos haciendo caso?

—Porqué los han despedazado tantas veces que le haran caso a cualquiera que les de una idea... ¡Ahí! Entren a ese lugar.

—No abre.

—Esto es adorno Aby. ¿Qué es ro que buscamos?

—Un laboratorio.

—Espera... ¿un raboratorio? ¿Con veneno para zombies?

—O cualquier tipo de arma, pero no estará completo si quieren que ustedes disfruten el juego.

—¡Craro! Vamos a buscar ros erementos para crear un arma o argo para defendernos. Ra mejor defensa es er ataque.

—Eso... eso no es el tipo de estrategia que uno esperaría de una chica. Te doy credito por la originalidad, BotasRosas, pero no creo que esto funcione...

Gaspar puso toda su confianza en su novia, encontró algo parecido a un laboratorio en unos cuantos minutos. Pero no llegó a saber si había algo ahí porque apenas empezaba a recorrerlo cuando sonó el teléfono y, en vista de que su mejor amigo estaba hecho un manojo de nervios, corrió en busca de un sitio más privado.

Otro fragmento de "Vertientes del tiempo"

 ¿Qué les parece, lectores? Esta vez sí me acordé de que les ofrecí una entrada. 

Éste es el desafío que recibí cuando superé las 10,000 palabras:
Mackenzie: "Write a goodbye note from one of your characters. Write why they left and/or their deepest confessions. You get to know your character and it is very fun."
Que es sobre escribir una carta de despedida de un personaje, con sus sentimientos más profundos y/o la razón por la que se va, para conocer mejor al individuo en cuestión.

Ni bien lo leí, supe que era una oportunidad para cambiar una decisión tomada desde que planeaba la historia: que no pondría nada sobre el sitio del que vino Amika (un personaje muy importante que se une tarde a la historia). Así que... bien, esto es un SPOILER, y es un fragmento sujeto a cambios. Me da cosa compartirlo pero quiero subir los resultados de los desafíos, así que aquí está:




La carta no era para él.

Lo decía por todos lados. En el sobre sellado, por ejemplo. Y en el encabezado. Pero Left, aunque obediente y gentil, no tenía muy claro el concepto de privacidad. Así que rompió el sobre y leyó lo que esperaba no fuera la despedida de una suicida.



Papá:

No te enfades conmigo, por favor. Ni pienses que me marché furiosa o que te he abandonado en un arranque de egoísmo como los que siempre vivo reprochándote. O quizá es lo que hago, quizá esta es la primera vez que tengo la oportunidad de comprender tus arranques de egoísmo.

Sí me sacó de mis casillas que no escucharas lo que intenté explicarte. Y si todo sale mal y un día regreso, voy a hacerte una rabieta tan grande que para describirla necesitarás ocho volúmenes (por cierto, cambia las contraseñas, los hijos del arquero han estado leyendo tu bitácora y, me dejaron ver lo que escribiste sobre mí para que no los acusará).

Me fuí enojada, pero no me fuí a causa del enojo.

Como nadie se molestó en considerar siquiera mi teoría, decidí que yo me haré cargo de comprobarla. No lo hago por ego, papá, ni actúo a lo loco. He revisado todas las posibilidades, le he dado miles de vueltas a cada argumento. Intenté exponerla para tener otros puntos de vista, pero no tengo tiempo de convertirme en una eminencia digna de ser tomada en cuenta. No sabemos cuanto le queda al mundo (los mellizos dijeron que estaba en tú bitácora... lo siento).

Así que me voy. Me fuí, mejor dicho.

Puedes ir por mí, lo sé. Pero mientras estás vociferando sobre lo estúpido de mi plan, recuerda que sólo estoy abandonando a mi familia y arriesgando la vida para seguir una posibilidad improbable de salvar nuestro mundo. Estoy haciendo lo que hacen los seres humanos. Soy un ser humano, papá, no tú última posesión preciada ni un almacén de genes.

Furiosa y optimista:

Amika.

Pdt.
Si tuviera una bitácora que pudieras abrir para emparejar las cosas, diría que te amo, que mentía adrede cuando dije que no me parezco en nada a ti, y (por cada vez que peleamos y enfurecí) que no sé qué hacer con esta tristeza que me da cada vez que recuerdo que nunca escucharás nada de lo que te digo, y así no sirve de nada que me quieras.

El muchacho no entendía porque la sabionda tenía que poner tantas palabras para explicar que había ido a comprobar una teoría.


Escribir esa pieza, me hizo volver a saltarme el orden de la historia, y pensar en un montón de detalles que tenía que anotar antes de que se me borraran.... así que... sí, estas cosas funcionan. 

Doce días escribiendo

Hola, WriMos, lectores extraviados y amigos del mundo virtual. Y los otros.

Cómo les advertí  hace casi dos semanas,  mi tiempo literario es para el NaNoWriMo, así que, les cuento como va:

He escrito muy poco el día de hoy, y pienso seguir más tarde.

En cuanto al mes en general, lo empecé enferma y estás son horas que no termino de curarme. Me distrajeron cuestiones de la vida diaria y una serie que casi cuenta como placer culpable. Pero he escrito más de lo esperado y más de lo requerido para los primeros días.

El primer día difícil fue el 4. Desde temprano me di cuenta de que andaba desanimada; de pronto, una de esas ideas hermosas pero inoportunas vino a quitarme más tiempo, mientras el objetivo de noviembre no se quería dejar escribir. La televisión, que recibe mucho de la literatura pero no es amable con ella, me dio un disgusto de esos que o me inspiran o me matan la inspiración. Pero igual escribí más de 2K. Eso era menos de mi promedio de los primeros días, pero más de lo que me hacía falta, así que el día malo paso sin causar daños.

De ahí en adelante, más bajones y subidas. Ayer terminó la serie que estaba mirando y sólo podía escribir para llenar el vacío. Por suerte no hay parentesco entre ambos argumentos y no hay influencias de las que tuviera que preocuparme.

Voy muy bien con la cuenta de palabras, pero definitivamente 50K no serán suficientes para esta novela.

Serán más palabras de las que yo esperaba cuando tuve la idea y esas ya eran más de 50 mil. No puedo creer que me tomara tanto tiempo que el protagonista diera sus primeros pasos hacia la defensa de su mundo.

Me pregunto si los lectores normales odian eso. Me pregunto si se aburren mientras un muchacho -un poco como ellos, un poco más débil, un poco más listo- toma una decisión que ninguno de nosotros tomaría, pero que el héroe estándar habría tomado en la página diez.

Jimmy ES el héroe estándar en varios sentidos. No estoy del todo segura de qué le pasó al inicio. ¿Falta de información, quizá? ¿O sólo he perdido el tiempo hablando de otros personajes? Supongo que "esas son preguntas para Diciembre". Qué en este caso podría ser más bien diciembre del 2017.

Por ahora... sigo amontonando palabras. Al rato les traeré las que han sido desencadenadas por los otros dos desafíos (los que me envíaron por las 10K y 25K) ya escribí "la carta" y el tercero está muy difícil pero creo que sé como incluirlo.

Fragmento de "Vertientes del tiempo"

Hola lectores. Les dije que el tema de Noviembre es el NaNoWriMo. No tengo tiempo para más y contar a todos sobre el tema es lo mejor que puedo hacer para colaborar  (y para mantenerme inspirada).
Es el día 5, sábado y #DoubleUpDay. Sin embargo, he escrito muy poco hoy... Nah. Hablaremos sobre los hechos mañana. Por ahora, sólo vine a compartir el resultado de un desafío en particular.

Si conocen el evento, saben que los escritores podemos pasear por los foros, y que recibimos muchos mensajes inspiradores.

No había notado que recibí uno de esos mensajes por alcanzar los 5K (y cuando alcancé los 10K). Entre otras cosas, incluye una metáfora de triunfo y un desafío propuesto por un escritor del Young Writers Program.

Hajar: "I dare you to start with a blank document and write about whatever comes to mind. If something out-of-nowhere comes up, try to incorporate that with the story you're already writing."

Si entendí lo que dice, el desafío es  empezar de cero (sin planes ni nada) y, si hay un resultado y encaja, agregarlo al proyecto de Noviembre.

No me entusiasmó, al principio, me preocupaba que terminara en tiempo perdido o, peor, el encuentro de un plot bunnie. Pero me puse de todos modos porque no podía hacer el siguiente sin hacer este (todos tenemos manías).

Conmigo, nunca surge nada por ver un documento en blanco. (Bueh, una vez, sí, pero ¿cuantas veces se puede escribir sobre el potencial de una historia que no se le ha ocurrido a nadie?). Así que intenté pensar en algo que llamara mi atención. Luego, lo dejé ser  por un párrafo o dos y... admito que luego la obligué a encajar con Vertientes del Tiempo. 



Quedó esto:

Los vientos huracanados habían vuelto. Sólo cuatro días antes, ella pensaba que los días de viento se habían adelantado y que que este mes tendría que abrir lalista de reproducción de otoño, en lugar de oír la música que siempre lo había definido.

Una rama crujió y a esa pequeña pista siguió el estruendo de la misma impactando contra la cerca de metal. Esas molestias debían haber hecho que le disgustara esta época del año, pero no podía eviitar sentirse inspirada y alegre cuando escuchaba el poderoso biento afuera.
Cada año era lo mismo: las ramas que dañaban edifcios, el cabello revuelto, la tierra en los ojos, la gente desapareciendo... No, esa última era nueva.

En este pueblecito minero la gente no desaparecía, no había ladrones y las peleas de bares acababan cantando como en una película infantil. De ahí que la sutileza de los monstruos les resultara inútil.

Incluso la mujer menos informada de la zona estaba al tanto de las desapariciones y del mito tras ellas. Se decía que eran vampiros, lo cual era bastante impreciso pero no del todo descabellado. Los monstruos sí tenían alas y colmillos, incluso consumían  sangre humana (junto con todo lo demás en el cuerpo).

Ella quería saber. Tenía una columna sobre eventos paranormales en una de esas revistas científicas poco ortodoxas, y jamás había confirmado ningún mito, porque para ella se trataba de la verdad, no de convencer a nadie. Le gustara o no, la verdad era que nunca había logrado fotografiar un fantasma o demostrar la relación entre una enfermedad crónica y un regalo proveniente del mayor enemigo del enfermo.

Pero creía en esos hechos y los perseguiría todos. Así, animada, salió a buscar vampiros. No encontro nada en cuevas, bosque o edificios derruidos, pero había uno en la casa de su novio.

Escribió la historia esa noche, con las manos firmes y el lenguaje restringido que la caracterizaban cada vez que tomaba las píldoras que le daba su madre cuando los vecinos la llamaban para avisarle que la reportera otra vez estaba actuando como loca.

Cuatro días después Janice Padmore recibió el correo, sacó una de las revistas que solía leer su padre y, minutos después su mellizo la encontró leyendo sobre un vampiro que no tenía similitudes con el mito, se parecía poco al animal que llevaban ese nombre. y mucho a lo que describían quienes habían visto a esos aliens asesinos que aterraban Aristas.

-----

Lo hermoso de esto es que el protagonista no podrá continuar en negación después de esto.

Ya sé lo que sigue, así que me ocuparé de eso y hasta después trabajaré en el otro desafío que debería haber completado y para el que ya tengo planes :)

Buscar

Cargando...
 

Seguidores

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger