¿Para quien es la fiesta?

Respuesta: Para los vendedores de peluches, adornos, o decoraciones festivas.

Ya estamos lo bastante mal como para no poder divertirnos sin hacer despilfarro.
Si no comes hasta enfermar, botando después grandes cantidades de alimentos, es que eres un aburrido que no sabe para que son las festividades como la navidad y el año nuevo. Pues, mientras tu demuestras lo divertido que eres, frente a tu casa hay otros esperando a que botes tus sobras, así ellos también celebrarán.
Si no te gasta dinero en comprar cartelitos de símbolos patrios y banderitas, en “el mes de la patria” (el resto del año que se fastidie ese pedazo de tierra que es la patria) es que nadie te educó para amar a tu país. Pues, para que te enteres, nada le quitas a la patria por no poner papelitos en la oficina, si no cuando le enseñas a hacer trampa a la gente más joven, cuando le robas al estado o a tu vecino, o a tu empleador o clientes. La insultas cuando menosprecias a tus compatriotas. Como si una banderita pudiera arreglar eso.
Tu afecto debe medirse en el costo de los obsequios que das. Nada de visitas, consejos, conversaciones... No señor, todo se mide en moneda nacional... o de otro país. Alla tú, si eres incapaz de valorar a la gente por lo que es o por lo que posee.
Yo no mido las cosas por lo que cuestan en dinero, y me la paso muy feliz. De hecho, el dinero no vale nada, a menos que te sirva para comprar algo que necesitas. Y no te comprará verdadera amistad, ni hará que te diviertas en la celebración de cualquier fecha especial. Es sólo una herramienta y ni siquiera la más importante.
Pero quienes tienen el dinero como objetivo y no como herramienta, te convencen de que gastes dinero hasta para dar las gracias, convirtiéndolo en algo impersonal que los beneficia a ellos. Así está la situación.

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Seguidores

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger