Equilibrio

No sé si fueron las clases, una crisis existencial atenuada o que, pero parece que me estaba quedando lejos de mi blog, aunque no de Internet, no por completo. Tal vez fue que mi creatividad tomó sus vacaciones.


Pero la semana pasada estuve enferma. Y nada como estar tirado en una cama con fiebre y sin televisión para que a uno le den ganas de escribir... y de estudiar y de jugar Zelda. Pero no podía ni abrir los ojos, mucho menos escribir en la pc.... o estudiar, o jugar Zelda. Y, aún peor, no sabía que escribir. No pienso tanto cuanto tengo fiebre.

Pero, cuando la fiebre pasaba tuve tiempo de pensar dos cosas: no sé si era la fiebre o el antialérgico, pero nunca esta uno tan atarantado como en esas circunstancias; y, segundo, ¿para esto me cuidaron mis papás de la varicela cuando era pequeña?

El primer tema no me llevó a ninguna conclusión que valga la pena. Y lo segundo, me dejó completamente confundida. Por que, es cierto, cuando tus padres te dejan que hagas cualquier cosa, es probable que te diviertas más, que los niños de tu edad te acepten más fácilmente y que seas fuerte a la hora de enfermarte o fracturarse un brazo. Esos pequeños detalles, las caídas y la libertad, son lo que hacen de la infancia una pequeña fiesta, según dicen.

Pero no me quejé nunca de mi infancia, la disfruté. Y tengo todas mis extremidades, a diferencia de varios de los niños a quienes sus padres no supervisaban, para que pudieran disfrutar su infancia. Quizá no tengo - no tenía - los anticuerpos necesarios para enfrentar la varicela, y mis amigos de la infancia los puedo contar con una sola mano, pero valió la pena porque me divertí sin lastimarme.

Así que... ¿para donde iba yo? Ah, si, equilibrio. Hasta que punto les quitas libertad a las personas, o hasta que punto los dejas a su suerte. Porque a nadie le agradan las personas controladoras y ni siquiera nos gusta cuando se preocupan demasiado; pero si no se preocupan, ¿que importancia tendría su presencia?

Y bueno, eso no responde mis dudas ni las de nadie. No es ningún misterio que se necesita equilibrio, el problema es que, ¿cómo lo conseguimos? ¿Donde está el equilibrio?

Supongo que no hay una respuesta fija. Y eso, tampoco me sirve para nada. Hoy no tengo respuestas, solamente preguntas; así que no vale la pena seguir hablando de ello.

¡Compártelo!

1 comentarios:

MoonsDream

El equilibrio está en evitar daños de más, pero dejarlos dañarse, para que aprendan de sus errores.
No vale dejarlos a su aire y que se cuiden ellos, pero tampoco vale ponerles papel de burbuja por encima para que no se hagan daño :)
El equilibrio está en tener la cantidad justa de cada cosa, una de cal y otra de arena.
Te leo! Y suerte con ese fin de varicela!

Publicar un comentario

Buscar

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger