Vicios

Los vicios son un mal universal. Tú, que crees estar limpio, lamento decirte que NO. Los vicios son actividades con las que nos obsesionamos, y a las cuales no nos podemos negar. A la mente humana vienen primero los cigarrillos, las drogas y el alcohol, nada más; pero ya escucharas a los padres preocupados hablando del vicio que tiene su hijito con los videojuegos, la televisión o el fútbol. Incluso ese padre abnegado que está más interesado en el fútbol que lo que está su hijo, acaba por notar que tanto interés no es sano...


Los vicios se parecen a los padres: todos los tenemos aunque no todos los conozcamos. Y no podemos simplemente sacarlos de nuestras vidas. Todo aquel que haya superado un vicio debe saber que eso que antes era su vida ahora le parece una molestia o un peligro, pero no puede fingir que no está ahí.

El detalle es que al ser viciosa de las historias y las computadoras no produzco. No traigo dinero a casa y no cumplo con las espectativas. Mi amada prima, viciosa del estudio, nunca recibirá un reclamo por su vicio. No puedo echarle en cara a mis padres que "tienen un problema" al ser viciosos del trabajo, porque gracias a eso tengo que comer.

El punto es que, es natural que haya algo que nos guste tanto que nos veamos tentados a dejar todo lo demás, a veces sin siquiera darnos cuenta. La fuerza de voluntad radica en vencer esa tentación, y disfrutar de algo sin hacernos daño y sin abandonar el mundo.

La ayuda de otros no es, jamás, decirnos "por el amor de Dios, detente, estás mal y vas para peor". En cambio, me parece que sería útil encontrar una forma de llamar nuestra atención con algo más. Y aún con la mayor ayuda posible, nada funcionará si no decidimos hacer acopio de todas nuestras fuerzas para que seamos nosotros, y no una actividad X, quien nos gobierne.

¿Yo? Sí, dejaré mis vicios... relativamente. Sólo lo necesario para que me den tiempo para ser lo que se espera de mí.

¡Compártelo!

2 comentarios:

MoonsDream

Si es cierto que a veces los vicios son sanos también... Pero renunciar a vicios no dañinos no tiene por qué ser necesario. A lo mejor, simplemente, es un modo de salida, y si cierras una puerta sin abrir una ventana, acaba estallando el interior.
No siempre los vicios tienen que ser productivos :)
Aunque si lo son, mejor, claro.
Te leo!

Yess

Totalmente de acuerdo.

Publicar un comentario

Buscar

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger