Seres poderosos.

A veces... a veces simplemente nos perdemos.

Es del dominio público que cuando a una persona se le da demasiado poder, es habitual que "se le suba a la cabeza", y se vuelva intratable. Los poderosos se vuelven egoístas, no siempre porque esa sea su naturaleza. A veces, como diría Amaya Amador, simplemente están en una posición tan alta, que no pueden ver a los de abajo. Y no quieren esforzarse para verlo.

Lo curioso es que, todos tenemos poder. Yo no puedo hacer que mis maestros me den clases hoy, y no puedo disponer de las arcas del estado. Pero puedo escribir. Y no es un chiste; hay gente que no puede escribir, y gente que no puede usar el internet. Y con el "poder" que nos da escribir nuestra opinión para que cualquiera pueda leerla, estamos en condiciones de insultar, quejarnos, proporcionar ánimos, dar ideas... la lista es demasiado larga. Está en nosotros usar este poder para hablar seriamente de la solución posible a cada problema; pero es más fácil utilizarla para mentarle la madre al que nos hace la vida difícil. Yo lo he hecho, y no recuerdo a nadie que  no... bueno, sí, creo que hay una persona.

Así, en lugar de ayudar a una persona, en lugar de compartir algo bueno o hacer un amigo, estamos cayendo en la posibilidad de que una persona cuya vida también es difícil, se termine de amargar el día cuando se conecta para relajarse.

No sé, es el ejemplo que se me ocurrió primero. Hay cosas más básicas, que ni siquiera tomamos en cuenta, como la capacidad de hablar, o de salir tarde de casa... Y desde luego, hay cualidades más únicas, como la píntura, la música, o una inteligencia poco común.También está la posición economica, o un rango elevado en el empleo... O puedes ser la presidenta de una sociedad de estudiantes, o de un sindicato. Y Dios sabe que se pueden hacer cosas útiles con todo esto, pero, como dije, a veces simplemente nos perdemos; se nos olvida que hacemos ahí. Y para eso están nuestros amigos, y en los peores casos, nuestros enemigos; para darnos direcciones cuando nos perdemos, y decirnos cuando estamos desperdiciando nuestros dones.

El detalle es que entre más grandes somos, más personas aplastamos cuando caminamos por ahí preocupados sólo por nosotros mismos, así que desde mi humilde tamaño, me parece que los políticos exitosos son un enorme monstruo que lo destruye todo, mientras ignoro el daño que yo causo. Pero, esa persona que pude ayudar y que ignoré, piensa que el monstruo soy yo, ¿verdad?

Sólo unas cosa más, antes de regresar a estudiar: Cuando tu amigo pierda el camino, díselo con tacto, porque a los que gritan... se les escucha pero no se les entiende. Y claro, cuando tus amigos traten de guiarte, abre bien los ojos, fíjate si están en lo correcto, no los descartes sólo porque "tú sabes lo que haces".

¡Compártelo!

1 comentarios:

MoonsDream

Fantástica entrada. Me gusta tu forma de pensar. Y en cierto modo, cada entrada en tu blog me hace consciente de algo que, de seguro, se hubiera escapado de mi pensamiento.
Pero siempre hay que intentar ver más allá. Y la lección de hoy, mirar no sólo hacia arriba, sino también hacia abajo me merece la pena tenerla en cuenta. Al fin y al cabo, igual yo esté debajo de mi peldaño la próxima vez.
Te leo!
Un beso!

Publicar un comentario

Buscar

 

Seguidores

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger