Los otros habitantes del planeta

Sí, somos dueños de nuestros actos. Somos los constructores de nuestros caminos y, por ende, está en nuestras manos el destino que alcanzamos.

Pero, por desgracia y por fortuna, no estamos solos en este planeta. Hay otra gente, y cuando yo decido pasarme un alto, hay otro conductor que resultará tan lastimado como yo, o peor. Nuestras decisiones afectan a los otros. Y esos otros, por más que a veces nos parezcan personajes de fondo porque no conocemos sus nombres, empleos y familias, son personas que, como nosotros, son libres.

Y su libertad es limitada a causa de nuestros actos. Sí, funciona en ambos sentidos, pero es decisión de cada quién ser considerado. Yo puedo usar mi libertad y ser considerada con los otros seres libres del mundo; no puedo obligarlos a ser considerados, pero si puedo ser un ejemplo de algo. ¿De qué? Quizá seamos la muestra de que al ser respetuoso y considerado, uno se convierte en víctima de falta de respeto y consideración. Quizá probemos que uno puede amarse más cuando no se comporta como aquellos que le desagradan.

Pero, es nuestra libertad, podemos hacer uso de ella interfiriendo con los otros, o uniéndonos todos.

¡Compártelo!

2 comentarios:

MoonsDream

La libertad nos hace esclavos de nuestros actos y nuestras elecciones. Y, mal usada, somos esclavos de algo malvado. ¿No es preferible ser esclavo de la construcción de un mundo mejor, que no nos haga sentirnos esclavos sino responsables y promotores? En fin, gran entrada, Yess! :) Un besito!

Yess

Gracias por leer, gracias por comentar.

Publicar un comentario

Buscar

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger