Hora de evaluación.

No digas que tu no. Todos llegamos alguna vez a ese punto en el que ya no importa. No tienes ganas, lo que sea que haces, es por obligación. Y eso no es el fin del mundo, ¿sabes? Es solo un buen momento para preguntarte que es lo que está faltando. Para recordar porque empezaste a luchar, y como llegaste hasta aquí, y si de pronto descubres que no valía tanto como parecía, o que no era lo que esperabas, o que ya cumpliste tu meta, puedes iniciar con otra cosa. De lo contrario, al ver cómo y por qué llegaste aquí, te darás cuenta de que, pese al cansancio, puedes seguir luchando.

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Seguidores

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger