Pereza

Hoy, por ser hoy, debería detenerme a pensar algo interesante, algo relativamente profundo, y luego comenzar a escribir.

Porque hoy es día de reflexionar. No voy a educar al mundo, pero sí expondré mi punto de vista a los que se pasan por aquí - gracias, por cierto - y en el mejor de los casos, tendrán algo que decir al respecto, y lo dirán.

Pero... tengo pereza de pensar. Tengo pereza de tener una opinión. No tengo ganas de razonar antes de usar el teclado. Supongo que, igual que en ocasiones anteriores, debería dejar vacío este día. Un post en blanco sería justo. Pero en lugar de eso, estoy aquí divagando sobre las ganas de que nada requiera esfuerzo. Y, siendo sincera, pensar es una de esas cosas difíciles, que en muchos casos no tiene un premio agradable.

Generalmente, no puedo evitar pensar. Pero hay días en que no sé que pensar, o simplemente no consigo concentrarme. Está bien que a veces me suceda, siempre he sabido que no está en mi naturaleza estar animada todos los días. Pero, últimamente son todos los días así, sin ganas... sí me animo, entonces cualquier cosa me desanima,  y a lo mejor es hora de preocuparme. Y lo haría, pero eso también me da pereza.

¡Compártelo!

2 comentarios:

MoonsDream

Creo que algo parecido suele pasarme cada cierto tiempo xD
(Soy perezosa por naturaleza, pero no le veo la solución)
No te preocupes, se pasa :)
Un besito!

M

Yess

Si, la verdad es que mientras sea temporal no hay problema.

Idem.

Publicar un comentario

Buscar

 

Seguidores

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger