Proyecto Adictos. Especial terrorífico.

Después de un desorden que ya había comenzado a hacerme sentir mal, he decidido que todas las publicaciones relacionadas con el grupo de adictos a la escritura, las subiré en este blog, y las que son historias, como ésta, sí tendrán su sitio en el blog de historias, pero después. Ahora sí, el cuentito más cercano que pude hacer a un relato de miedo. 

La primera flor de Junio

Desde los doce años, Nell había soñado con su boda. El sueño se había convertido en pesadilla ese primero de junio y, ahora, estaba sola, sentada en la banqueta con lágrimas en los ojos y sangre en el traje de novia.

Todo había comenzado —en un sentido más o menos exacto— en la infancia de Nell, cuando su madre había muerto. Su padre la envió al psicólogo regularmente durante años. Ahí conoció a Javier y se hicieron amigos con facilidad. Unos años después, querían casarse.

Con la bendición de su padre, Nell viajó a la ciudad natal de Javier para el matrimonio. Le parecía adorable que la familia de él quisiera ocuparse de preparar la boda. En cambio él estaba preocupado. Ya estaban cerca del pueblo cuando confesó el motivo de su angustia: sus padres tenían un concepto poco agradable del término “familia”, basado principalmente en el machismo.  Esta era en parte la razón de que él desarrollara una doble personalidad al mudarse para estudiar, y se viera obligado a ver a un psicólogo.

Nell, sin preocuparse más de lo necesario, le preguntó porque estaban viajando hacia ese lugar.

—Es qué no es fácil decirle que no a mi padre —respondió él—.  Además, no es buena idea. Seguro acabaría destruyendo nuestra relación o algo así. En cambio, una vez que me case, me dejará vivir mi vida... sólo debo hacer esto bajo sus términos...

—Entonces, no hay problema —dijo la joven.

Pero lo había: la familia esperaba ver a una novia sin voz preparada para convertirse en la esposa sumisa de Javier. Nell meditó un momento antes de brindar una solución sencilla: fingirían. A Javier le pareció buena idea, ya que sabía que Nell era muy buena actuando. Por ejemplo, había convencido al psicólogo de estar haciendo las paces consigo misma para no tener que seguir visitándolo, cuando en realidad ella no sentía ninguna preocupación, culpa o miedo. El médico sólo había sido útil cuando le recomendó que hiciera alguna manualidad cuando sintiera deseos de lastimar a alguien. Ella consideró que si hacía algo así pensando en alguien, lo correcto era entregarle dicha manualidad, así que casi todos sus conocidos recibían flores de papel de cuando en cuando. Claro, Javier nunca había recibido algo así.

Todo iba de maravilla, si no tomaba en cuenta que su padre había llamado para avisar que, por asuntos del trabajo, no llegaría a tiempo para la boda. Después de hacer una flor de papel para el jefe de su padre, Nell  aceptó la situación sin entristecerse.

Javier había estado haciendo su papel demasiado bien, pero Nell estaba muy divertida engañando a esa familia —eso no significaba que no les hubiera ofrecido flores de papel cada vez que le decían que una señorita se ve mejor calladita— así que no se dio cuenta de ese detalle hasta el mismo día de la boda.

—¿No lo sabías? —fueron las palabras pronunciadas por su futura suegra las causantes del caos—. Cuando se hayan casado vivirán con nosotros.

Y Javier lo confirmó, sin entusiasmo pero sin fingir. Luego, a solas, le explicó a su prometida que no podía negarse a una instrucción emitida por su padre y Nell comprendió que todo el dinero que él había gastado en el psicólogo había caído en saco roto.

No podía casarse para ser infeliz, pero no pensó en plantar a Javier. Tomó la decisión más evidente: no habría flores de papel esta vez.

-------------------------------------

No lo entendía. ¿Por qué ya no quería casarse con ella? ¿Tanto le afectaba haber vuelto a verlos que no podía entender la necesidad de matarlos? Él debía agradecérselo, pero lucía tan asustado...

Se levantó y cruzó la calle para comprar papel y hacerle una flor a Javier.


 ~~~~~~
Cuando su familia no estaba, Javier sabía quien era.


Y sí se lo preguntan: no, ella no aparece en historias de fantasmas; está vivita y coleando... y buscando un joven agradable a quien unir su vida, para protegerlo y hacerlo feliz.

¡Compártelo!

12 comentarios:

Maga de Lioncourt

Vaya par!!

Me gustó mucho Nell, aunque no me gustaría encontrármela, si te soy sincera :-)

Sí que tiene su encanto el relato, en parte porque está muy bien narrado.

Beso!

KaRoL ScAnDiu

ME ha gustado mucho:D
Creo que las decisiones que tomamos en la vida, grandes o pequeñas, lo marcan todo:D

Kisses...

Amaya F.

Entonces... ¿ella ha de anularse, para meterse en el concepto de esposa que tiene la familia de él? Eso si que da miedo, sobre todo por lo real que a veces es.

Kyra

Ya sabes que me encantó, Yess. Y te lo vuelvo a decir porque me encanta el final de tu historia. XDD. Qué miedo que da la tía!
Saluditos

Laura S.B.

Yo hago flores de fieltro y también las regalo, aunque d emomento no tengo pensado casarme O:)

Lunalula

Las flores de papel son un lindo toque, digamos que Nell esta un poquito loca, pero espero que encuentre a alguien más que Javier.
Super interesante!
Saludos!

Yess

Ella sólo quiere lo mejor para él... Pero su cerebro no trabaja normal, tuvo una infancia difícil.

Amigos de Laura, ¡temed su protección! xD (Lo siento Laura, es q tu comentario no me dejó más opción que decir eso).

Mil gracias por los comentarios. Y a Kyra que además hizo las correcciones.

hada fitipaldi

Yess tu historia está super bien, la prota da verdadero miedo, esas flores de papel con un significado tan oscuro...Muy bien pensado. Un beso

Deby

madre mía, no me gustaría cruzarme con ella. ¡Está como una cabra! Me ha encantado

Nut

Muy, muy original. El recurso de las flores de papel en sustitución de un acto violento es muy bueno. Me gusta la historia y como la has desarrollado. Además, tengo debilidad por los sociopatas :P

Yess

Los sociópatas como personajes ficticios están bien. Me alegra que les llamara la atención lo de las flores, me costó decidir que era lo que regalaba...

Karuna

Entre manías y tratamientos existe un mundo complejo entre los seres humanos, un gran ejemplo lo han sido Javier y Nell, más que personas con trastornos psicológicos son víctimas de las circunstancias que le tocaron vivir a ambos.

No es por nada, Tania; pero la historia me recuerda mucho a la película "Hide and Seek" protagonizada por Robert De Niro y Dakota Fanning haciéndola de padre e hija.

Saludos Karuna ^^

Publicar un comentario

Buscar

 

Seguidores

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger