Planes, destino y casualidad.

En las historias más interesantes, existe el destino y existe la planificación. Nada sale de su sitio, por decirlo de algún modo. Nada puede detener a alguien con un buen plan. Y nadie puede hacer nada para alejarse del destino que le corresponde... para bien o para mal.
Pero, también están las historias promedio y... el mundo real. La casualidad domina, las coincidencias se presentan aleatoriamente y nada es seguro.
Seamos honestos, en el mundo real nada es fijo, y si hay destino, se trata de algo que debemos encontrar, algo por lo que tenemos que esforzarnos, y que podemos perder al parpadear... y siempre hay cosas brillantes para distraernos.
Aquí en el mundo real, nada que planeemos será como lo planeamos. Así de sencillo, el plan nos ayuda a creer que tenemos una estructura, a saber que sigue y a donde debemos volver cada vez que nos perdemos, y tal vez, solo tal vez, al final obtendremos el mismo resultado.
Nuestros elaborados planes, tan fáciles de deshacer, a veces nos alejan de nuestro destino, y a veces, irónicamente, la casualidad nos devuelve a él.
Y al final, ¿es la vida aleatoria, como diría House? Supongo que sí. Pero la existencia de coincidencias no cambia que estamos aquí por un motivo, y que si prestamos atención sabremos cual es para luchar por él... o simplemente podemos ser arrastrados por la casualidad, lo cual es mucho más sencillo a veces, pero es un desperdicio.
Bien me marcho... a desperdiciar mi vida un rato, supongo. No he visto mi destino, aquí hay demasiadas cosas brillantes, ¿acaso pueden culparme?

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger