Maratón de Escritura. Día Dos.

Hoy cancelé la labor de edición para usar esa hora escribiendo. Ni una página porque tenía sueño y no me levanté tan temprano como hubiera debido. Luego el sueño pasó. Tuve un buen día hasta que casi me duermo sobre el escritorio a las dos de la tarde, cosa que no creo que causara el desvelo en realidad.
Llegué a casa dispuesta a sentarme a escribir y no levantarme hasta haber contado toda la historia de Grista.  Pero tenía una pila de trastes sucios esperandome. Y las mascotas y tenía hambre... inicié como a las siete y media, luego tenía sueño y la tercera página... no estoy muy segura de que eso esté coherente. Debían ser once leyendas aisladas pero todo se convirtió en la historia de una persona, que por cierto cuando me di cuenta de lo sólo que estaba para la cuarta página, sentí pena por él. Y me dí cuenta que la historia hubiera tenido que ser más personal... por más que yo no esperara que esto fuera personal.
Me gustó más está parte que la de ayer... Pero todavía no estoy del todo conforme.
Entonces, ya que todo está cambiando tanto, decidí cambiar también la forma de publicación. Lo redactado lo dejaré como documento mediante un link. Y en la entrada sólo la experiencia, para que no se amontone todo. Pero se están tardando en subir los documentos... y yo no le gané una hora al día para esperar a que se suba un documento, ¿o sí? ¡Ah! ahí está. O eso creo.  Espero que no se vuelva un desastre con el cambio de .odt a .doc.

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Seguidores

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger