Gracias al papel. Nº 1

Nuevo espacio. Sí, he hecho reseñas antes, pero, no tenía un nombre de sección así que. Iniciemos de cero... digo, desde uno.
Y la primera víctima es un libro que me prestaron hace largo tiempo y que apenas hace dos semanas pude acabar de leer.

Vivir para contarla. 
Gabriel García Márquez

Publicada en el año 2002, esta obra podría y debería considerarse como una autobiografía. Narra en detalle (a veces con mucha más información de la que uno quisiera) una época en la vida del autor. Aún cuando no es mi hábito creer por completo en lo que cuentan las personas que se ganan la vida con la ficción, no puedo evitar leer libros como este como si cada evento relatado en él fuera completamente cierto. 
Y eso fue lo que hice, leer este libro con la misma actitud que si estuviera escuchando a un abuelo contando algo de su época. Fue una buena manera de leerlo, excepto por una cosa: como yo soy bastante ignorante en asuntos de historia, tan pronto como estos aparecían en el libro, yo comenzaba a verlo como si fuera ficción.
En fin, primero lo primero: el libro; ya más tarde hablaré de la experiencia que resultó leerlo. 

Es un libro muy suyo, contado justo como recuerdo sus novelas y cuentos. Si se me pide describirlo, diría que se trata de un afectuoso terror hacia los vivos y a los muertos de la historia.

En vivir para contarla, salen a colación asuntos politicos, literarios, familiares, románticos, financieros... Existen anécdotas sobre la formación de ideas que acabaron en libros, pero en la mayoría de los casos el libro es lo de menos. 

Todo relatado en ese mosaico capaz de confundir y sorprender que él acostumbra usar, haciendo sonar interesantes cosas cotidianas y mostrando lo profundo que hay en lo que parece superficial. 

Sin tiempo para leer, cada vez que entre a una parte árida - qué, sí, en mi humilde opinión tiene varias - dejé la lectura durante largo tiempo, para volver luego y leer mucho en poco tiempo. Me dolió ver que en ese pasado irreconocible las novedades eran muy parecidas a las de ahora, me entretuve buscando personajes en sus conocidos, y me reí con las manías humanas que no faltaron. 

Con los corajes y sonrisas de rigor, acabé la lectura, y puedo decir que el libro estaba bien, pero no es ni de cerca el mejor de los escritos por García Márquez. 

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger