Gracias al papel. Nº4

(Y gracias a mi madrina y mi papá que pusieron los libros en mis manos).

La entrada de hoy va por tres libros de una vez, los primeros de una saga de Patrick Carman. De los tres debo decir que se ven preciosos, con su pinta de diario personal que ha estado en todas partes.


Tienen pocos personajes, vistos desde fuera porque todo está en formato de diario. ¿Alguna vez un amigo les ha contado tanto sobre otra persona que sienten que lo conocen? Bueno, eso.

Me gustaron las descripciones, me decepcionó que los vídeos fueran tan claros y aún así tuvieran interrupciones inexplicables, es decir, nunca se decidió sobre la calidad del vídeo... Pero, ahora que recuerdo, ¿yo que sé sobre calidad de vídeos? Por otro lado, me pareció muy bien el enfoque que se le dio al asunto, tanto en la narración de Ryan como en las grabaciones de Sarah.




Nota: No hay muchos spoilers pero, son libros continuos y lo que se diga sobre uno tendrá información sobre los anteriores.

Skeleton Creek
 
Inicia en la convalecencia de Ryan, con lo que tiene que explicar como fue que llegó a ese punto (pierna, nervios y libertad destrozados). Narra una historia de fantasmas, así de sencillo. Ryan y Sarah están solos contra el mundo y un fantasma que tiene el poco temible nombre de Joe.
Fue fácil sentirme identificada con Ryan en muchos aspectos. Una sensación fascinante, por cierto. Tal vez menos impresionante en la segunda leída, cuando ya el encanto comenzaba a romperse. Pero, no importan los libros posteriores, sigue agradándome Ryan.





Ghost in the Machine

Continuación de Skeleton Creek. La historia de giros inesperados... y otros que ¡rayos debí saberlo!
Me dio un disgusto y una sorpresa, mantiene el mismo estilo pero... comienza a resultar exagerado, al menos eso me pareció.
Aquí podríamos creer que hay una conclusión, excepto por un pequeño detalle.



The Crossbones

Un poco más independiente, pero no del todo, esta historia nos aleja un poco de Skeleton Creek. Ryan sigue ahí, pero no así Sarah. El hecho de que sigan estando en un contacto mínimo, me hizo sentir estafada.
Fuera de eso, me gustó más que el segundo. Al principio me costó adaptarme porque es una adaptación del estilo anterior. La situación ha cambiado mucho, pero de alguna forma se desarrolla igual. Sé que debería molestarme ese aire  repetitivo pero la verdad, no.

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Seguidores

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger