Tus propios logros.

¿Como digo esto sin parecer la criticona que de hecho soy?
Nada, voy directo al ejemplo:

Decides matricular ingeniería por más que todos digan que es difícil.
Después de un par de años de desvelos, risas, aprendizaje, dolores de cabeza, vergüenzas, amigos nuevos, deseos intermitententes de cambiarte de  carrera... sabes que es cierto: es difícil. Pero eres un masoquista y así es como te gusta (o no encuentras otra carrera a la cual cambiarte, como yo).
Ahí es cuando empiezas a buscar la forma de sentirte orgulloso de lo que haces. Podrías acordarte de ese examen que hiciste hace una vida donde no sabías que demonios era una matriz. O del miedo que tenías de las integrales. Ahora superaste esos temores: valió la pena esa quemada de pestañas.
Pero por algún motivo lo que haces es buscar a un estudiante de cualquier otra cosa para decir como te esfuerzas más que él, como sabes más que él y como... ¿cómo sabes cuánto sabe él y cuánto tiene que estudiar?
Primero ve a graduarte de una licenciatura y luego hablamos: de tu experiencia. Por que cada quien cumple la función que elige, aprende lo que le hace falta o lo que le gusta y por más que un día vayas a ser ingeniero, no eres superior a toda la humanidad. Eres superior a quien un día fuiste. Y eso, es más que suficiente.

Es un ejemplo, nada más. Tenía que desahogarme porque, por fin descubrí que la comparación hoy en día es hostilidad innecesaria.
Nada digo de las bromas, que cada quien sabe a quien se las hace. Lo que digo es que no veo la necesidad de ser ofensivo con las actividades de los demás. Ya bastante enojo hay en el mundo, por si no lo han notado.

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Seguidores

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger