Sexta pregunta sin respuesta

Entiendo que tenemos nuestras propias teorías.
Entiendo que nos irrita que venga otro a querernos convencer de algo que nos parece ilógico.
Lo que no consigo entender es:

¿por qué nos esforzamos tanto en convencerlos de que se equivocan?

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger