Adictos a la escritura Noviembre: YO


Por fin retomo actividades con Adictos a la escritura (me perdí Octubre). Y que oportuno el tema: libre pero en primera persona, con el genero opuesto al del adicto o adicta. 
Así pues, me toca darle palabras a un hombre, y justo hay una historia que quería contar y seguía postergando. 
Lo dejo aquí y a ver cuando tengo tiempo de pasarlo a Historias y relatos.

Ellos dos.

Existen rumores en mi ciudad, sobre personas que se quebraron porque querían dos vidas. Gente que tiene dos nombres, dos casas, dos trabajos, dos almas. Sus conocidos creen que son sólo uno, y si todo va bien nunca conocen al otro, pues se mueven en círculos distintos.
Son reales.
Conocí al menos dos.

Los psicólogos creen que se trata de una enfermedad llamada disociación de personalidad. Algo que hace muy dura la vida y acarrea desdicha.
Eso es mentira.
Ninguno de los que conozco funciona de ese modo.

Algunos piensan que lo causa el trastorno bipolar.
No sé que decir sobre eso.
Los dos que conozco tenían ese trastorno, cuando eran uno sólo. Se curaron el día en que separaron sus vidas. Pero eso no significa que sea igual para todos.

Esos viejos amigos, de quien soy el único amigo común, solían ser un niño llamado Guille. Pero ese niño no llegó a la adolescencia.

Uno de ellos fue un adolescente común, que jugaba al fútbol y salía con amigos. Se convirtió en un vendedor de libros, pacifista por naturaleza como evidencian sus actos aunque lo callen sus palabras. Vive en una casa pequeña, organizada y limpia como pueden confirmar los amigos que vienen de visita por cualquier motivo. Tiene un lindo jardín y saca una silla cuando tiene tiempo para ver las estrellas. Le gusta ver comedia en la televisión.

El otro fue un muchacho más bien triste, a veces violento, y siempre solitario. Todo ese tiempo a solas le permitió aprender mucho: sobre historia, física, química y cultura general. Se graduó de ingeniería industrial, pero sus conocimientos no se limitan a su grado académico. Ahora vive en un apartamento lujoso al que no invita a nadie, ofrece sus servicios en muchas áreas distintas sin importarle si son causas nobles o actos de terrorismo.

Nunca habían estado de acuerdo en nada. Y eso es lo más importante. Independientemente de lo que sucediera, los giros de la vida siempre hacían feliz a uno de los dos. Al otro le tocaba esperar, y era más fácil evadir la amargura sabiendo que su desdicha hacía feliz al otro adulto en que se convirtió el niño que él fue.

Así vivieron felices -por turnos- hasta la semana pasada, cuando uno de ellos conoció a una estudiante de leyes, un poco mayor que él pero empezando con su vida porque dedicó muchos años a cuidar de sus hermanos menores.
La conoció y se enamoró de ella. Pero...
Pero...
Quizá no es cierto que mi alma se haya partido en dos, porque la aman ambos.
La amo yo.

Y, habiendo sido vendedor de libros, mercenario, sociable y solitario; ahora que amo como uno, ¿quién demonios soy?

¡Compártelo!

16 comentarios:

Cristina

Brillante.

Maga DeLin

Jajaja, me gustaría saber qué tiene que decir la chica con ese currículo!!! Está muy bueno, Tyess, me alegra volver a leerte en Adictos.
Besos!!

taty

Bueno, esta es una propuesta muy interesante, bastante original :)

Me han gustado tus personajes, la manera en que los has separado y reunido.

Saludos.

Dora Ku

Tania: El trastorno bipolar cada vez es más común, puede que sea un problema de estos tiempos.
Decir que se es bipolar, también sirve como una buena excusa para que algunos se protejan de sus malas acciones.
Bueno, hay de todo en este mundo.
Te felicito por tu relato, que es muy original y tiene sus recovecos psicológicos.
¡Muy bien chiquilla!:Doña Ku

Jeshua_Morbus

No sé si lo que pretendías era más bien hablar de doble personalidad.

http://es.wikipedia.org/wiki/Trastorno_bipolar

Como sea, buena historia. Con esa introducción, ya veía venir el final XD

Selin

Una historia compleja y aunque los separes, más bien parecen el protagonista y su conciencia. Saludos.

Tania Yesivell

No, porque para esta gente es una elección. El personaje puede elegir ser dos o ser uno... la dificultad es cuando no puede decidirse, por lo demás, el "no necesita ser tratado".

Tania Yesivell

Curioso como en mí mente eso ocurrió al revés (sabía que se reunían, lo demás fue lo difícil).

Tania Yesivell

Cuando lo planteas así, se me ocurre que es una lástima que no conversen mucho...

Inna Franco

Muy interesante y original, felicitaciones :)

-Bess-

Me sorprendió el giro final, y me encantó. Creo que eleva aún más el relato. Aunque parezca sorprendente, hay casos reales como el que describes: gente con dos familias...o con una amante. Pero tú llevaste a otro terreno el caso, haciéndolo aún más interesante, dos personalidades, dos formas de vida. Me sentí un poco identificada porque en ocasiones quiero hacer tantas cosas en la vida que no me da para todo. Si pudiese me dividiría. Si pudiese tendría dos, no, ¡tres! vidas paralelas. Por suerte siempre tendremos la escritura para divagar imaginando otra vida. Y él, él la tiene a ella.

Tania Yesivell

Bess, gracias por comentar. Y estoy de acuerdo con tus reflexiones. El principio bajo el que vivía(n) el personaje es "pase lo que pase uno de mis yo sale ganando", pero la posibilidad de vivir más de una vida, eso es más que suficiente.

osnolasaga

No sé por qué, me esperaba ese giro final pero ello no ha hecho que dejara de sorprenderme. Me resulta interesante este tema y muy complejo, pero creo que lo has sabido llevar a la perfección. ¡Felicidades!

Patricia O. (Patokata)

Muy buen texto!!
jajajaja, yo que esa mujer no me sentiría muy segura con este señor.
Muy bien llevada la historia. Un final que invita a imaginar.

Saludos!!

kroana

Me fascinó. La manera en cómo hilaste la historia con ese giro sorprendente al final y esa interrogante es sencillamente perfección :)

Nos leemos ;)

Déborah F. Muñoz

Me encantó. Un planteamiento muy interesante y original, realmente curioso ^^.

Publicar un comentario

Buscar

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger