Pero así como el soltero  que fue siempre juicioso cree de su deber, la víspera de sus bodas, despedirse de la vida libre con una noche de orgía en compañía de sus amigos, de igual modo Benincasa quiso honrar su vida aceitada con dos o tres choques de vida intensa.
                                                                           Horacio Quiroga. La miel silvestre.

Además de que me llamó la atención la comparación, luego me percaté de que si se sigue hasta el final de la historia... Ehm, no; spoilers otro día.

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger