Otra "reseña" atrasada: La ley del trueno

De esto quería hablar en la reseña anterior, pero como ya dije, cambié de planes porque había otra historia en cola.


    La ley del trueno; J. M. Moskera
Ryal Dundle y Edorev Milton son los chicos más inteligentes de su instituto, pero están desencantados con la educación, el sistema y la sociedad en general. Mientras se divertían arruinando una clase de gramática, una catástrofe sobrenatural produjo un terremoto que sacudió los cimientos de su mundo.

Ahora, las reglas han cambiado, los adultos son débiles y ellos tienen el poder. ¿Deberían tratar de reconstruir el mundo o aprovecharse de la situación para instaurar un nuevo orden? Sus decisiones los alejarán al uno del otro y los llevarán a librar batallas usando poderes con los que jamás soñaron.


Como de costumbre, por mientras aprendo a hacer reseñas, voy a contarles mi experiencia con una lectura reciente.

Supongo que fue hace mucho que mencioné que estaba leyendo «La ley del trueno», de J. M. Moskera. Si no me equivoco, en ese entonces lo había dejado en pausa para deleitarme con la incógnita, y cuando lo retomé leí demasiado rápido así que  la segunda parte me supo a poquito.

Ha pasado un tiempo desde que acabé de leerla, eso significa que ya se me olvidaron la mitad de los nombres y que estoy un poco menos exaltada en lo relacionado con su dramático final, y los no menos dramáticos enfrentamientos intermedios.

Curioso, fue una historia distinta a otras que he leído de este autor, porque aunque estarían en el mismo estante al clasificarlas por temas, estos “chicos con poderes” tienen un viaje ligeramente diferente; su estilo era otro cuando escribió «La ley del trueno», y todavía tenía mucho que aprender y decidir.
Sin embargo, siguió el patrón de sorprender tanto cuando el lector lo espera como cuando no. Y también tenía desde entonces la mala costumbre de romperme el corazón y disgustarme. Con la ventaja de que está vez el final no me dejo tan triste.

Entonces esta es una recomendación condicionada: sólo necesitan esta en su colección de lecturas si tienen paciencia con la forma, no temen a ver sufrir a sus personajes (o verlos morir de formas inusuales y/o heroicas) y les gustan los enfrentamientos dramáticos, las aventuras de chicos con poderes, los giros argumentales y ver crecer a algunos personajes a costa de equivocaciones garrafales y epifanías.

A ver si luego recuerdan contarme como estuvo...



¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger