Les dejo un relatito

Bueno, en realidad lo dejé en el blog de Be Bloguera; es parte de una especie de colección de historias inusuales que sólo tienen en común a una joven que al parecer no tiene suficientes cosas que hacer.

―¿Aló?
―Ya tengo el cadáver, ¿y ahora qué?
Ismael se puso pálido y aferró el aparato. ¿Cadáver? ¿Con quién lo estaban confundiendo? ¿En que lío podía meterse por atender una llamada al número equivocado? ¡Y justo en estas fechas! Viajaría para año nuevo... ¿sería sospechoso si viajaba después de atender semejante llamada? No. No. ¿Cómo que sospechoso? ¡Tenía que reportar está llamada de inmediato! En la compañía telefónica sabrían de donde provenía, ¿verdad? Sí, eso debía hacer: anotar la hora y dirigirse de inmediato a la policía.
¿Pero qué tal que buscaran venganza? ¿Y si se metía en más problemas por hablar que por callar? Tal vez sería mejor hacerse el desentendido.
―¿Hola? Te pregunté que debo hacer ahora. ¿Nervios de última hora? Lo llevaré a tu casa, ¿vale?

Para leer la historia completa sigan este link.

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger