Experimentos de una aprendiz de escritora. Nº 16

Busquemos el lado positivo

Ejercicio # 16 de la Guía para la aprendiz de escritora, por Grisel R. Núñez.

Estoy segura de que a esto le faltan tres ediciones. Pero...  no me inspira lo suficiente para hacerlas.

------

¿Ves como hay un momento en la vida en que no sabes que tipo de peso fue el que arruinó tu espalda ni si vas a mejorarte y no sabes como sigues llegando tarde si ni siquiera vas a ningún lado? Las actividades divertidas se vuelven una molestia si no sabes distribuir tu tiempo. Podía vivir con eso pero lo de la espalda ya era demasiado.
Luego fue el viaje. Después de dos semanas de preparación y meses de expectativa, fue cancelado en el último día. Era algo como para llorar, pero no fue su primer impulso. Segunda etapa del duelo: ira. 
Pero no había nadie con quien pudiera empezar una pelea, así que tuvo que buscar otra forma de lidiar con en problema. Siempre hay alguna otra razón para hacer algo y ella decidió hacer todo lo demás que había en planes.
Luego fue el corte en la energía eléctrica. No pudo preparar el banquete; en general no pudo hacer nada. Todo el día, nada.
Así que se fue a la cama. Durmió a ratos y el resto del tiempo pensó en una cosa o en otra. 
Al día siguiente, tan ocupada y sin propósito como siempre, pero habiendo pensado suficiente como para tener las preguntas correctas, descubrió que el dolor de su espalda se había ido, ahuyentado por un poco de descanso.
A veces, detenerse funciona, siempre que sea para mirar el mapa o para reunir fuerzas.

¡Compártelo!

1 comentarios:

M.A. Álvarez

Un texto muy cierto. A veces nos saturamos tanto que debemos parar un momento para coger aire y ya se ve todo de otra forma.
Un saludo :)

Publicar un comentario

Buscar

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger