Experimentos de una aprendiz de escritora. Nº 22

Cómo convertirse en escritor

Ejercicio # 22 de la Guía para la aprendiz de escritora, por Grisel R. Núñez.

Ya ni siquiera recuerdo qué es un ensayo crítico...

Lo buscaré hoy, supongo. Cuando escribí no tenia acceso a Internet ni a una biblioteca :P
También tendré que repetir el ejercicio 21.

------

Me he preguntado muchas veces qué es lo que se requiere para ganarse el título de escritor. Lo he pensado por mi cuenta, como nos preguntamos todos qué es lo que sigue en la búsqueda que nos hemos impuesto o en la locura que nos eligió. He interrogado - ¡tantas veces! - a los escritores, a los maestros, a las personas que no crean historias pero las comprenden. Por años he dejado a mis más preciadas historias al alcance de todo aquel que pueda leer en mi idioma, con la esperanza de que las amen y las recuerden, o las odien y me reclamen, suponiendo que en sus quejas encontraría el secreto para ser escritora. He leído las opiniones de escritores que admiro y novatos que escriben con mala ortografía.

Y, después de una búsqueda sin tregua, sé que me está faltando un diccionario de sinónimos y anónimos, una habitación llena de libros de historia, dos viajes por el mundo, un contrato con una editorial, un trabajo arriesgado, un publicista, una docena de romances fallidos, una revolución, mejorar el manejo del ritmo, el lector ideal, títulos llamativos, mejores justificaciones, salir a correr por las mañanas tardes, pulir las descripciones, un enemigo y dejar de esperar que las  situaciones tengan sentido como condición para escribirlas. Es eso, o simplemente escribir.

Supongo que la razón por la que no he podido obtener una respuesta más clara, es que todavía no he comprendido cuál es la definición verdadera de "escritor". Desde "Escritor es el que escribe" hasta la más complicada lista de requisitos indispensables y manías indeseables que definen a los que ostentan el título, hay todo tipo de conceptos para ese oficio... ¿arte? ¿profesión? Y las apruebo y las desdeño a todas.

Me gustaba creer que basta con tener algo que contar. Por aquel entonces yo vivía convencida de que todos sabemos leer y escribir en nuestro propio idioma. Ignorante por una parte, ingenuota por la otra. Cuando entendí para qué se empeñaban mis maestros en enseñarme a tildar palabras, supe que aún si tienes algo que contar, hace falta conocer tu idioma si quieres escribirlo. Y luego, aprendí que no es lo mismo el español en España o en Cuba que en mi maltrecho país, y que aún aquí no usas las mismas palabras y tono en todas partes. Nada tiene que ver el idioma usado en una carta, con que se utiliza al escribir un poema. Un contrato y un cuento, una novela o la otra. ¿Cuál idioma aprende un escritor?

Y de todas maneras, ¿qué es "algo que contar"? ¿La historia de una vida, o la historia de una muerte? ¿El camino recorrido, o el que sigue pendiente? ¿El retrato de un alma, o el alma de un retrato? ¿Una guerra, o un beso? Nada dura por siempre, y todo ya se ha dicho, así que no veo como alguien podría tener algo que contar. Sin embargo lo tengo, como lo tienen todos los demás. Unos saben qué es, otros no tienen idea de que lo tienen. Otros, dignos de compasión pero felices, creemos que sabemos lo que nos corresponde plasmar en el papel.

Después de un tiempo de explorar la blogósfera, escuchar académicos y charlar con autonominados escritores (y aspirantes), he comprendido que no se es profesional por practicar solamente, y que la experiencia no garantiza que los resultados sean aceptables para el mundo. Y todavía no sé si ser escritor requiere de todo eso. Pero sí sé que lo que yo quiero es tener algo que contar y poder contarlo de modo que sea comprensible (incluso grato), no para el mundo o aquellos que leen español, sino para quiénes signifique algo. 

Así que necesito una historia, y necesito una forma de contarla. Deséenme suerte, voy a necesitarla... Eso, y mucha paciencia.

¡Compártelo!

2 comentarios:

Roxana B Rodriguez

¡Hola! Me ha encantado todo esto. Ha sido leer un poco de mis ideas en palabras tuyas.

¡Mucha suerte en tu camino de escritor! <3

Bye!

Tania Yesivell

Gracias :)
¡Qué curioso que compartamos ideas!

Publicar un comentario

Buscar

 

Seguidores

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger