52 Malas Historias - No. 2


Es totalmente imposible escribir 52 malas historias seguidas.

-Ray Bradbury

Un día mas tarde de lo debido, les presento la segunda de las  52 malas historias que surgen de los disparadores literarios que propone la Agenda Creativa 2016 de Indigo Crea.
Quedó un poco extro, pero no me arrepiento de él.

Soy mi propia historia

Uno tras otro arrancaron vidas o gastaron fortunas para obtenerlo. Un gran poder que traía consigo una gran maldición. Todos pagaron el precio, hasta la llegada de los inocentes, los responsables, los hombres (y, con el tiempo, mujeres) pequeño destinados a hacer, una o mil veces, algo realmente grande. Entonces, lo que todo ser de sus tierras ambicionaba, a ellos les era entregado por el azar, un ancestro o una persona misteriosa.


Supongo que en cierto modo soy como cada uno de ellos. Mi precio no es tan alto pero hay consecuencias siempre. Algunos serán incapaces de entender la grandeza de la memoria y la fama; muchos otros ignoran el poder de cambiar una vida, compartir un mundo, o viralizar una idea.
Pero aún ellos reconocen el título de las más famosas historias de artículos misteriosos que transforman la vida de quien los toca y el destino de todo un mundo. Reconocen el nombre de varios de los que han tomado, sin pedir permiso ni dar cuentas a nadie, la inocente idea de un objeto invaluable. Habrán leído a alguno de los que recibieron esa idea, por casualidad o como premio, hace sólo ocho días.

Es demasiado fácil tomar un concepto, es demasiado fácil compartir una historia. Es demasiado fácil, y aun mas tentador.

No soy solo la historia de objetos necesarios y tesoros brillantes que vuelven ambicioso - incluso deshonesto- aun al mas moderado; también cuento como el lector ávido descarga el libro que no puede comprar, los efectos del botón "compartir" y las negociaciones entre los productores de cine y los escritores de best sellers.

Soy el registro de todas las versiones de Romeo y Julieta, del uso de la palabra "muggle" y de los fanfics en todos los géneros e idiomas. 

Y ahora que lo pienso me doy cuenta de que también soy mi propia historia.

¡Compártelo!

1 comentarios:

Rocío

¡Compartidas las dos historias! Si estás en Facebook, dímelo, para etiquetarte :)

Publicar un comentario

Buscar

 

Seguidores

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger