Bitacora de la eterna novata. Febrero



Febrero fue aun mas difícil. He llegado tarde a cada una de mis fechas límite, no he podido avanzar en mis historias largas y tengo tres libros de retraso en mis lecturas. Ya prácticamente le debo una disculpa a Sonia, y creo que también a Amador Peña. Mis lecturas digitales se habían ido a pausa y no he encontrado ánimos para escribir la reseña de Landline, a pesar de que disfruté bastante el libro.

Tengo tres historias en planes, una de ellas incluso la iba a preparar para intentar enviarla a una revista digital. También me rondan montones de ideas que requieren trabajo y que no me atrevo a comenzar. Quizá debería intentarlo, a lo NaNoWriMo: sin hacer caso a mi editora interna (esa que piensa que la escritora es una presuntuosa que no distingue un arquetipo de un cliché... En lo segundo tiene razón, me temo) y a mis betas externos (excepto a los cuatro que hacen las preguntas correctas, ellos saben quienes son y se han de imaginar que los extraño horrores). Hasta ahora eso me ha permitido terminar borradores y acumular palabras, que al menos ya es un comienzo. El problema es mi teclado se ha rebelado contra mí y mi entusiasmo pasa de una historia a la otra con demasiada facilidad... Así no puede uno escribir mucho y entre el ocio y los proyectos cortos di lo que podía dar.

Por fortuna, mi editora interna se confabuló con los betas para hacerme sentar a razonar sobre mi historia principal de febrero, que ya tenia los capítulos del uno al cuatro completitos y fue mi base para la escena 32 de Literautas (consistía en un capitulo inicial). Hice un capítulo introductorio desde... otro punto de vista, y fue un fracaso. Después de un rato, he llegado a la conclusión de que el defecto de mi historia es que el escenario es un mundo que funciona y los narradores son personas comunes, no los golpeaban sus padres ni tienen un sueño imposible. Los elegí así a propósito, porque es la historia que no he podido leer y quería escribirla. No me arrepiento de eso. Pero tanto el beta inicial como los lectores del capitulo cero se quedaron con la idea de que no hay conflicto. No porque no lo haya o porque ellos estén ciegos, sino porque estoy contándolo mal. Podría tomar la salida fácil y contarlo todo desdde otro personaje, pero ese no es el punto. Así que estoy como al inicio, con una idea y sin una sola letra.

Pero todavía tengo tiempo, no de febrero, ya sé. Hay diez meses pendientes, y tengo la esperanza de que Abril me dejará una historia o buena parte de ella. Quizá sea esa, solo tengo que aprovechar marzo para organizarme, buscar un nuevo enfoque.

En cuanto a la rutina de escritura y lectura, solo puedo seguir intentando.

¡Compártelo!

3 comentarios:

Jeshua_Morbus

No sé yo si esparcirte en tantos proyectos a la vez te puede hacer bien : P

jhr-cronos

Me recuerda que tengo dos libros a los que nole he puesto la mano... Y eso es algo que no recuerdo que pasara... Hum.

Tania Yesivell

Jeshua: me hace bien la mitad del tiempo... excepto porque no hago bien las cosas :P
No, si no son realmente tantas cosas...

Cronos: ¿Y ahora? ¿ya los leíste?

Publicar un comentario

Buscar

 

Seguidores

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger