(Comentario) El laberinto de la rosa, de Titania Hardie

Hola. Lectores. Que. Se. Interesan. Por. Las. Experiencias. De. Lectura. De. Los. Demás.
Realmente, siento que esta reseña me quedará así, palabra por palabra, sin demasiado entusiasmo.
Estoy escribiéndola solo porque, si no, no había reseña en Agosto. Y porque ya leí el libro, así que... corresponde.
No, no digo que el libro sea malo, pero no era para mí.
Y algo me dice que a mi prima (la dueña del libro) no le encantó tampoco (no me lo recomendó, sólo dijo "bueno" cuando lo encontré y se lo pedí prestado), pero está bastante trabajado, por ahí debe haber alguien que logre apreciarlo.

    El laberinto de la rosa
        Titania Hardie 

Un enigma por descifrar, un legado por desenterrar, un corazón por curar.

Una madre lega en su testamento un misterioso escrito y una sencilla llave de plata al menor de los hermanos. La tradición familiar establece que dichos objetos pasen de madres a hijas, pero ella, al tener únicamente hijos varones, se devana los sesos durante las últimas semanas de su vida para decidir qué hacer con aquellas curiosas menudencias sin valor aparente que habían permanecido en el seno de la familia durante generaciones. 

Tal vez debería recibirlas Alex, pero siempre ha estado muy unida a Will, y aunque en verdad ama por igual a ambos, ella se aferra al presentimiento de que éste último es el destinatario más idóneo. El documento parece tener mucho que decir.

Debo decir que no es nada de lo que me esperaba, quizá porque eso de "tradición familiar" me puso ciertas ideas más latinoamericanas en la cabeza.

No me esperaba que el misterio fuera ni tan antiguo, ni tan global, ni tan... ¿religioso, por decirlo de algún modo? Supongo que no es el tipo de misterio que me gusta, ni me convenció del todo la forma en que fue revelándose. me gusta que me confundan pero no con el contexto.

El juego entre el escepticismo y los eventos inexplicables sí consiguió mantenerme interesada, pero me parece un poco forzado. ¡Y los diálogos!, ¡todo es un discurso!. Me gustaría quejarme, pero por lo visto los personajes son el tipo de gente que habla siempre como si estuviera dando una lección. Todos ellos. Si lo sabré yo, que a algunos nos gusta oír nuestra poco melodiosa voz. Sí, digamos que es natural que se encontraran.

No logré desarrollar interés por ninguno salvo... Will. Quizá me habría hartado de él si hubiera tenido el foco por demasiado tiempo.

Es curioso como el protagonismo salta de un personaje a otro, también; así como la participación constante de personajes que no están presentes, en particular la madre de Will y Alex, que no será ni quien inicia ni quien termina, pero me pareció que hacía un poco de ambas.

Puntos extra por la conexión entre pasado y presente, por los misterios sutiles y los acertijos; pero no me atrapó, aunque estuvo cerca en alguna ocasión. Pude haber prescindido de esa lectura.

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Seguidores

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger