Receta para una discusión

Es sencillo, en verdad,
iniciar una guerra.

Desecha la opinión de tu interlocutor,
ignora su dolor,
y te estarás buscando una pelea.

Demanda sin saber si el otro puede
o niega sin pensar más que en ti mismo;
¿lo tienes?
Pues, perfecto, también tienes un pleito.

Ve la paja en el ojo de tu hermano
y niega la existencia de una viga en el tuyo
para que las discusiones no terminen.

Como dije, es sencillo,
empezar un conflicto.

Por la luz, por la noche;
en nombre de la paz.
Basta con decir "yo"
una vez y otra más,
y pensar en ganar

en lugar de entender.

¡Compártelo!

3 comentarios:

Maria O.D.

¡WOW! Es genial, es un poema pequeño pero con un estilo perfecto, que pone a pensar. ¡Realmente es fascinante!
¡Saludos!

R. Crespo

¡Hola! Me ha encantado esta poesía llena de reflexión y con tanta razón. ¡Menudo desafío! Un placer leerte de nuevo.

Saludos <3

Tania Yesivell

Me alegra que les gustara :)
Gracias por pasarse.

Publicar un comentario

Buscar

 

Seguidores

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger