Otro fragmento de "Vertientes del tiempo"

 ¿Qué les parece, lectores? Esta vez sí me acordé de que les ofrecí una entrada. 

Éste es el desafío que recibí cuando superé las 10,000 palabras:
Mackenzie: "Write a goodbye note from one of your characters. Write why they left and/or their deepest confessions. You get to know your character and it is very fun."
Que es sobre escribir una carta de despedida de un personaje, con sus sentimientos más profundos y/o la razón por la que se va, para conocer mejor al individuo en cuestión.

Ni bien lo leí, supe que era una oportunidad para cambiar una decisión tomada desde que planeaba la historia: que no pondría nada sobre el sitio del que vino Amika (un personaje muy importante que se une tarde a la historia). Así que... bien, esto es un SPOILER, y es un fragmento sujeto a cambios. Me da cosa compartirlo pero quiero subir los resultados de los desafíos, así que aquí está:




La carta no era para él.

Lo decía por todos lados. En el sobre sellado, por ejemplo. Y en el encabezado. Pero Left, aunque obediente y gentil, no tenía muy claro el concepto de privacidad. Así que rompió el sobre y leyó lo que esperaba no fuera la despedida de una suicida.



Papá:

No te enfades conmigo, por favor. Ni pienses que me marché furiosa o que te he abandonado en un arranque de egoísmo como los que siempre vivo reprochándote. O quizá es lo que hago, quizá esta es la primera vez que tengo la oportunidad de comprender tus arranques de egoísmo.

Sí me sacó de mis casillas que no escucharas lo que intenté explicarte. Y si todo sale mal y un día regreso, voy a hacerte una rabieta tan grande que para describirla necesitarás ocho volúmenes (por cierto, cambia las contraseñas, los hijos del arquero han estado leyendo tu bitácora y, me dejaron ver lo que escribiste sobre mí para que no los acusará).

Me fuí enojada, pero no me fuí a causa del enojo.

Como nadie se molestó en considerar siquiera mi teoría, decidí que yo me haré cargo de comprobarla. No lo hago por ego, papá, ni actúo a lo loco. He revisado todas las posibilidades, le he dado miles de vueltas a cada argumento. Intenté exponerla para tener otros puntos de vista, pero no tengo tiempo de convertirme en una eminencia digna de ser tomada en cuenta. No sabemos cuanto le queda al mundo (los mellizos dijeron que estaba en tú bitácora... lo siento).

Así que me voy. Me fuí, mejor dicho.

Puedes ir por mí, lo sé. Pero mientras estás vociferando sobre lo estúpido de mi plan, recuerda que sólo estoy abandonando a mi familia y arriesgando la vida para seguir una posibilidad improbable de salvar nuestro mundo. Estoy haciendo lo que hacen los seres humanos. Soy un ser humano, papá, no tú última posesión preciada ni un almacén de genes.

Furiosa y optimista:

Amika.

Pdt.
Si tuviera una bitácora que pudieras abrir para emparejar las cosas, diría que te amo, que mentía adrede cuando dije que no me parezco en nada a ti, y (por cada vez que peleamos y enfurecí) que no sé qué hacer con esta tristeza que me da cada vez que recuerdo que nunca escucharás nada de lo que te digo, y así no sirve de nada que me quieras.

El muchacho no entendía porque la sabionda tenía que poner tantas palabras para explicar que había ido a comprobar una teoría.


Escribir esa pieza, me hizo volver a saltarme el orden de la historia, y pensar en un montón de detalles que tenía que anotar antes de que se me borraran.... así que... sí, estas cosas funcionan. 

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Seguidores

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger