Otro año que se va... otro año que viene.

Bien... estos fueron 366 días relativamente productivos.

Y no digo "relativamente" sólo por que a pesar de los pesares me gustan los adverbios. Sucede que desde el punto de vista estandar, el 2016 me valió para poco. Pero he vivido y he escrito lo que no hubiera imaginado en mi mejor año hasta la fecha (el 2005).

Desde mi rincón en ninguna parte, el 2016, con un montón de nada y un poco de luz metafórica, ha sido de decadencia, destrucción y preguntas importantes que no se dejan responder.

Antes de que se acabe este año de altibajos, quiero enviar un sonriente y honesto "¡Muchas gracias!" a los pocos que me comentaron algo (aquí, o en otros espacios, me gustara o no). Y, ¿por qué no? también tengo  un ardido y falso "como sea, yo no los necesito" a todos los demás.

No tengo planes para el 2017. No tengo el ánimo para hacer un inventario objetivo del 2016.
Sólo sé que este año he perdido más tiempo del que debía, que leí más literatura breve y publicaciones gratuitas que libros comerciales, que he confirmado que la vida está llena de decepciones pero no sólo de ellas, y que escribí mucho aunque no completara el desafío de las 52  malas historias.
Y... supongo que también sé que para el 2017 no quiero que las decepciones me decepcionen. Y quiero escribir más y perder menos tiempo. Esperen... todo eso depende de mí, ¡debería ser mi plan para el otro año!

Pero, basta de mí, ¿qué hay de ustedes?



Ficciones breves
(Ambos son relatos de distintos autores para la Escena de diciembre)


¡Compártelo!

1 comentarios:

Sameq

Creo que el 2016 fue un año un poco maldito universalmente, una cosa muy curiosa. Pensando en numerología (una materia de la que sé poco y nada) 2016 (2+0+1+6) se reduciría al número 9 y al parecer eso significa caos y destrucción (ok, no, realmente no lo sé). Pero este año, 2017, se reduce a 1 (2+0+1+7 = 10 = 1+0 = 1). Eso debería ser bueno, algo como un comienzo. Espero que este año sí sea mejor que el anterior, ánimo, Tyess, que las decepciones/frustraciones de la vida no detengan tu pluma.

Por mi parte, este año fue... raro. Hice cosas que no habría esperado años anteriores, y eso implicó valor, pero también ha ampliado mi comprensión del mundo editorial y el panorama resulta bastante oscuro... Tampoco avancé todo lo que quería y varias cosas quedaron en una pausa indefinida. Aún así hubo buenos momentos y otros aún mejores (e inesperados).

Yo creo que este año no me pondré una meta abstracta de cosas a lograr, pero sí organizaré mejor mi rutina para rendir de forma más eficiente y que eso se vaya acumulando y dé sus frutos.

Y al final, lo único que puedo decir es...
¡Buena suerte, Tyess, y feliz año nuevo!

Publicar un comentario

Buscar

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger