Amigas por siempre (microrelato)

Les dejo una ficción basada en una breve lista de "defectos", incluyendo alguno en el que yo he caído alguna vez. 
(Inspirado por You're a mean one, Mister Grinch,  de 365 DAYS OF WRITING PROMPTS)

Amigas por siempre

Helena y Tallulah eran amigas. O al menos eso era lo que ellas dos creían.
Tallulah se saltaba el orden en la fila, de vez en cuando, y a veces eso significaba que Helena también podía adelantar un poco. Helena daba las gracias, de dientes para afuera, mientras por dentro la mataba la culpa.
Helena criticaba a todo el mundo, y Tallulah asentía en silencio al principio y acababa soltando su opinión venenosa. No le gustaba hacerlo, jamás le había gustado. Siempre acababa sacando lo peor de sí misma en ese tipo de conversaciones.
Pero aunque ambas sacaran lo peor de la otra una vez al día, también tenían muchos temas comunes. De acuerdo, a una de ellas no le parecía tan emocionante la lectura de la otra, y la otra no entendía que se suponía que era tan importante de una orquesta sinfónica o como se llamara.
Sólo fingían, constantemente, estar interesadas, incluso entusiasmadas. Fingían no enfadarse, dejaban que su mejor amiga hiciera lo mismo que más tarde criticarían juntas, y hacían lo posible por no dejar saber qué tanto se aburrían. Y los días pasaban.
Alguna vez una sufrió por una conducta que la otra hubiera podido señalar a tiempo; alguna vez las dos pasaron un mal rato sin saber que ninguna de las dos quería estar ahí. Pero lo bueno era que ninguna iniciaba un conflicto, ¿verdad?
Helena y Tallulah eran amigas. Todo lo que se decían era mentira, y todas las verdades permanecían ocultas, pero ¿no es ese el principio de toda relación humana?

¡Compártelo!

1 comentarios:

Hazel Fangirl

Me gustó mucho este relato.
Me recuerda a mis amigas y yo

Publicar un comentario

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger