[Relato] El último crimen

¿Listos para otra historia de como se fue a pique la civilización entre comillas que conocemos? Porque aquí hay una.

El último crimen

Buenas tardes, alumnos. Revisé sus reportes sobre el primer tema conocido en que se impuso la Ley de Tolerancia. Todos tienen notas aceptables como podrán notar... Jaden, haz el favor de repartirlos... Les decía, todos tienen calificaciones aceptables, excepto Nora y Jaime que entregaron hojas en blanco. Nora, si era una broma, debes saber que no fue divertida. Pero por si acaso te copiaste de tu compañero, te di unos cuantos puntos. Por supuesto que una hoja en blanco es la respuesta correcta, sobre todo si toman la tarea tan literal como seguramente ha hecho Jaime, supongo que debo formular mejor mis preguntas.

Todos los demás, encontraron información más o menos completa... algunos incluso mencionaron más de un tema, lo cual ya es acercarse bastante, a decir verdad. Verán, la cuestión es que, en su momento, muchos aclamaron que su logro había sido el primero, pero nadie tiene evidencia de ello.

Es posible que las primeras batallas por la tolerancia hayan sido también las primeras de la humanidad, quizá vinieron después, cuando las sociedades ya iban madurando. En ese entonces a nadie le importaba llevar un registro de esas cosas, todos creían ser las únicas víctimas de lo que llamaban discriminación. Para cuando el movimiento por la tolerancia se convirtió en algo unificado, todos aclamaban haber sido los precursores. Hay docenas de teorías, cientos si se hace caso a cualquier publicación de las redes sociales de aquellos días. Pero no hay forma de saber cuál fue la primera batalla.

Lo que si sabemos, es en que momento fue que la tolerancia por fin gano la guerra, sabemos como fue que terminó la historia, no es verdad? Acabó en una escuela, modesta y con una matricula diminuta. Desde luego, en esos días todas las escuelas tenían matricula escasa, porque había demasiadas y la gente aún no le encontraba el gusto a estudiar, porque solía ser obligatorio. El gobierno había controlado durante una eternidad todo lo relacionado con la educación, se aseguraban de decir a todo el mundo qué debía enseñarse, a quién y dónde. En aquel entonces los uniformes eran algo relativamente popular, y a veces podía ponerse todo muy confuso... Desde luego, la transición cuando se implementó la tolerancia tomó algo de tiempo, como con todo. Por unos años, el gobierno siguió sugiriendo los temas, ya saben, en la era de los Estándares. Pero todos podían fundar un centro educativo con sus propias reglas... luego vinieron los grupos de estudio sin ningún tipo de normas, los colegios más similares a los que conocemos. La Ultima Ley ya se había instaurado.
Mona, ¿me repites la Última Ley?

...

Más o menos, Mona, más o menos. “En aras del respeto entre humanos y de la realización de cada persona, es permitido todo mientras no se obligue a nadie a hacer algo que no quiere, ni se le prive de hacer lo que desea”. Creyeron que era una verdad absoluta, que al fin lo entendían. Pero entonces apareció esa pequeña escuela, que calificaba y clasificaba a sus estudiantes. Le enseñaban a cualquiera que deseara aprender, incluso proporcionaban algunas herramientas, pero no hacían nada práctico. Daban a sus estudiantes la información y los medios para manipular, someter e incluso destruir a otras personas u organizaciones. La gente creía que era ilegal. Querían que la escuela fuera cerrada a la...

...

¡Exacto Margoth! ¿Y por qué no podían?

¿Nadie?

¿Beto?

...

No; no necesitas saber los hechos, piensa en...

...

Eh... no, no tiene nada que ver con armas nucleares. En ese entonces nadie tenía armas nucleares. Me pasa por preguntarle a Beto. A ver, ¿alguien más?

...

No Michelle, ellos no se escondían. Hubieran podido hacerlo, supongo, pero no era necesario porque la ley los protegía. ¡No podían quitarles la oportunidad de hacer lo que quisieran y de ser lo que quisieran. Y aunque en ese momento la ley sí prohibía llevar a la práctica sus conocimientos, no había nada contra aquellos que solamente estudiaban. Fue comprobado en juicio. Un juicio que sacudiría una vez más los cimientos de la sociedad.

¡El último juicio! Dónde se encontró culpables del último crimen a los demandantes. Sí, a los demandantes y no a los demandados.
Culpables, sí, pero no condenables. Porque, ¿cómo castigarían su maldad sin quebrantar la ley? No podían forzarlos a nada, ni quitarles nada. Ni siquiera era correcto obligarlos a dejar de luchar contra lo que ellos denominaban una educación perversa. Fue entonces cuando el sistema judicial fue demolido y nuestro pequeño centro de estudios se volvió famoso, aunque estarán de acuerdo conmigo en que, al día de hoy, nuestra reputación se basa en nuestra eficiencia y no en las anécdotas del último juicio.

...

¿Eh? No. No, la policía trabajaba con el sistema judicial, pero era otra organización. Hablaremos de su progreso la semana que viene. Me gustaría que los mellizos hicieran una presentación sobre eso para... el miércoles.

...

¿Cómo que por qué ustedes? Porque lo digo yo. Si no les gusta, demándenme.

...

Sí, Jaden, por supuesto que es un chiste. ¿No acabo de explicarles que el sistema judicial ya no existe?

...

Por supuesto que podrían, pero si yo sufriera un accidente, ustedes se quedarían sin profesor de historia, con lo que correrían el riesgo de vivir sin lecciones como la de hoy. ¿Qué hemos aprendido hoy, clase?

Oh. Preferiría no decir que toda nuestra sociedad está basada en “una norma estúpida”, Genaro. Pero admito que siempre fue imposible de cumplir a cabalidad. Haga un reporte sobre eso.
Los veo mañana, jóvenes. Disfruten la tarde y no corran con tijeras... a menos que eso quieran.

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger