Mala noticia (Microrelato)

Supongo que piensas que eres libre. ¡Vaya esperanza vana!

Que ningún alma tenga jamás la gentileza de preguntar por ti y pedirte explicaciones... eso no es libertad, es soledad. ¡Es injusticia!

Incluso esa criatura que te sostuvo en brazos tanto tiempo que estabas convencido de que su perfume era el olor del mundo... ¿cómo puede ignorarte de ese modo?

Es triste, en realidad. Pero sonríes, porque crees que no hay fronteras ni ataduras para ti. El mundo que conoces procura no dejar morir de hambre a un niño que esta solo y cada día crees que eso basta: el estomago demanda y los vecinos cumplen.

Pero cae la noche y sus puertas se cierran. Entonces un atisbo de mala noticia te quita la sonrisa, pero has corrido sin rumbo todo el día y tus párpados caen a tiempo para ignorar su horror.

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger