(Microrelato) Hacia la hoguera

Este relato debe poder leerse por su cuenta, pero también es un fragmento de mi proyecto para el NaNoWriMo de este año. 

No sabía a que personaje llamar protagonista para dedicar el día a escribir su historia de fondo, y acabé decidiendo hacer un microrelato desde la perspectiva de la villana porque encaja con el tema del blog en este mes.

Aquí lo tienen:

Hacia la hoguera


Despierten, mis hijos, mis esclavos, mis dueños. Vuelen hacia las llamas, pero recuerden que el fuego no se toca.

Hoy cenaremos fuera. ¡Nos daremos un banquete y anunciaremos por primera vez nuestra presencia a estas personas que tan alegremente han permitido que nos acomodemos en su hogar!

Este viaje está llegando a su fin, y debo reconocer que me entristece. Cuando encontré las críticas de este bello paraje, esperaba y deseaba quedarme mucho más. En cambio ha sido un destino decepcionante, lleno de respuestas afirmativas, ingenuidad y noches oscuras.

La parte emocionante, el trato con el traidor y las pequeñas mentiras y verdades que usamos en su contra, ha durado muy poco. Y ahora, sólo queda la tradicional agresión que iniciará esta noche, firmada con nuestras fauces y sellada con sus gritos de horror.

¡Oh, como me atormenta que se termine así! Jamás he entendido las victorias. Son tan insignificantes, tan… sencillas.

Pero no hay guerra que dure para siempre, no hay conquista imposible ni oponente inmortal. No queda más remedio que cerrar dignamente.

Ni siquiera en ese pequeño universo de felinos que escupían fuego pude obtener mas que unas cuantas quemaduras temporales. ¿Las entidades incorpóreas de las montañas invertidas, letales e inmortales? Esas fueron peores porque no hubo forma de que se resistieran a la invasión.

Todos han sido un desafío hermoso a su manera. Incluso estos humanos.

Pero al final, son todos como ustedes: criaturas débiles que caen a mis pies. Creen que soy poderosa, que soy temible. Y a estas alturas esa es la verdad. Pero, ¿de que me sirve?

No tengo mas remedio que eliminar a mis enemigos y usar a mis seguidores. Todas esas batallas que gané, los Mecht a los que desplacé por que el desafío era irresistible… Todo me me ha convertido en eso que ustedes sienten ahora: su madre, líder y ejecutora.

Nunca quise tener tanto poder y, aunque le doy el uso que se merece, lamento la ventaja que me da.
Pero este es mi rango, ustedes son mi ejército y los que ayer fueron amados oponentes mañana no serán nada en absoluto.

Así que abandonen sus disfraces de humanos, extiendan las alas y afilen las garras.
Es hora de volar hacía la extinción de esta especie que ya no tiene mas oposición que mostrar.
Tal vez la siguiente conquista sea mas gratificante.

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger