Lo pasado, aprendido. Consideraciones sobre mi proyecto en NaNoWriMo 2017.

Me rindo.

Esta soy yo admitiendo que Vertientes del tiempo requiere más de dos libros. Lo bueno es que después de mucho pensarlo, he concluido que no debo replantearla como una trilogía, sino como una serie de historias cortas conectadas. No sé por qué me quedé sin energía de pronto. Había una vertiente de más, que pude haber escrito pero que me pareció que no tenía razón de ser; y así, de pronto, decidí que ya no quería escribir el resto tampoco. Si toda la estructura requería ser cambiada, y si no iba a amar cada palabra que escribiera, pues bien podía desentenderme del asunto.
Este es el fin de la redacción de Vertientes del Tiempo, por ahora.
Antes de almacenar todo, me puse a tomar notas de lo que está pendiente y, ya que de los fracasos se aprende, decidí revisar este fracaso parcial. Para eso, aproveché lo que pude del documento A POSTMORTEM TEMPLATE FOR WRITERS, de Susan Dennard.
En el lado positivo:
  • Hubo escenas, personajes y vertientes que me alegra haber escrito, pero mi resultado favorito fue el bosquejo.
  • Explicaciones que creí que me tomarían toda la vida, se dieron en cuanto me puse a pensarlo realmente. A menudo ayudaron las preguntas de otros miembros de la comunidad NaNoWriMo.
  • Casi todo el mes estuve adelantada en la cuenta de palabras.
  • Objetivos alcanzados: Wordcount, justificar el salto entre vertientes, Mecht ama un buen desafío... (Eh... la verdad no son muchos).

Estoy conforme con mi dedicación al proyecto, y disfruté casi todo el proceso, pero no estoy conforme con los resultados. Eso me lleva a la nota negativa:
  • Los aspectos frustrantes: Muchas conversaciones, muchas reflexiones, ¡y nada pasaba! No sé como progresó el argumento, si ellos siempre estaban metidos en sus propias cabezas. Jeremy sigue negándose a ser el protagonista.
  • Dificultades inesperadas: Todavía no sé como distinguir a los personajes cuando los protagonistas se encuentran con otras versiones de sí mismos. Es algo que tendré que resolver antes de retomar el proyecto.
  • Tuve un inicio lento. Los primeros dos días, quizá tres, no escribí mucho.
  • Hubo muchos planes que no pude cumplir: terminar el borrador antes del 2018, asociar cada título con el cierre del capítulo (porque los títulos son cosa del final de la historia), los saltos de POV no están como yo quería, no escribí todas las aventuras personales...

Aún lamento no haber escrito el final, pero prefiero arrancar de nuevo, más adelante, con un formato más apropiado.
Eso fue lo que me venció, el formato... y el enfoque. No me ayudó estar contando palabras. Aunque me mantiene escribiendo, ese método viene con problemas para el argumento. No sólo no tenía la concentración para arreglar los problemas, también me distraje cuando estaba escribiendo. Aunque estuviera feliz con mi bosquejo, se necesita uno más detallado cuando uno va a contar palabras y escribir tan rápido como pueda. O eso, o reescribir todo más tarde (que es lo que suele ocurrir conmigo).
La comunidad del NaNoWriMo ayudó mucho; hablar sobre la historia es lo que me mantiene escribiendo, al parecer. Aunque sí sufrí un poco por la barrera idiomática. He notado que los hispanohablantes son más de redes sociales (dónde yo no encajo), o simplemente no les gusta conversar sobre las historias de otros (¿soy la única que piensa que es extraño?) así que no compartí muchas dudas ni fragmentos con ellos; todo había que ponerlo en inglés. Digamos que es algo bueno, practiqué ese idioma.
Volviendo a mis reflexiones, he aprendido que necesito escribir con más calma o hacer un bosquejo más específico y que, salvo por el Universo Conocido, no puedo pasar tres meses completamente concentrada en un argumento o entorno.

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger