(Ficha de personaje) Horacio Navas - Todos somos normales

Personaje #8.
 El talento inesperado 




Horacio Navas

Rol en la historia: No estoy del todo segura. Tengo dos ideas y no sé si usaré una o ambas.
Ocupación: Estudiante. Una o dos veces colabora con los protectores de Dos Inviernos.
Edad: 17
Raza: Esta es una adivinanza para el lector :)


Descripción física:
  • Cabello negro cenizo; liso y puntiagudo.
  • Dientes un poco salidos. Cara redonda.
  • Ojos azul oscuro.
Personalidad:
  • Parece ser muy exagerado y dramático
  • Extrovertido
  • Caprichoso, mimado, no acepta un no por respuesta y no se resigna al fracaso
  • Conoce y aprovecha sus hábilidades
  • Compasivo
  • Así como lloriquea y entra en pánico por tonterías, es muy valiente y fuerte cuando hace falta
  • Comprensivo
Hábitos/Gestos:
  • Se toma un momento para analizar el entorno, inmediatamente después actúa con brusquedad y eficiencia.
  • Cambios de actitud o de planes muy repentinos; que están relacionados con su “habilidad”.



Transfondo:
Vivió sus primeros años en un enorme hotel en la ciudad. No podía expresar lo incómodo que era todo. Su primer día de prescolar fue una pesadilla y dos semanas después tenía enemigos, fobias, y una recomendación para un terapeuta. A lo largo de un año lo diagnosticaron con Desorden de atención, Autismo, y un par de enfermedades del sistema nervioso. Los medicamentos y terapias solo causaban más problemas. Sus padres estaban aterrados.
Un día su abuelo los llamó para invitarlos a su fiesta de despedida (alguien acababa de predecir su muerte). Estuvieron a punto de no asistir, porque no querían que el niño fuera sometido al estrés, ni querían interrumpir el tratamiento; además Laura estaba ocupada con los trámites para su segundo hotel. Pero el médico lo aprobó, y lo recomendó, así que vinieron a Dos Inviernos.
Él niño fue el primero en ver como decaía la salud del abuelo, y estaba muy preocupado por él; de algún modo, sabía exactamente que le molestaba y trató de explicarlo a los demás.
Así fue como Horacio conoció a algún médico que sí tenía el diágnostico correcto para su padecimiento. Las recomendaciones eran fáciles de seguir en el pueblo, así que se quedaron… Pero Laura viajaba dos veces por mes, y cada viaje duraba dos semanas, así que pronto admitieron que no, que en realidad ella vivía en otra parte.

Conflicto Interno: Siente culpa por la atención y sacrificios que requiere de su padre; le gustaría poder evitar que se sienta sólo, pero todos sus esfuerzos son poco.

Conflicto externo: Extraña mucho a su madre. Es muy difícil reaccionar siendo un egocéntrico que percibe con tanta claridad el sufrimiento ajeno.



Notas:
  • Su diagnóstico es también su talento. Se trata de una enfermedad severa según todos los expertos médicos; para él se siente normal, porque no conoce otra cosa. En más de una ocasión, es de gran utilidad.

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger