Dualidad

#1

Hoy me desperté con ganas de escribir
-no tiene nada nuevo-
Eran las dos de la mañana
-las horas no son nada-
Escribí.
-Eso lo cambia todo. Buen trabajo.-

#2
No existe realidad,
sólo opiniones,
En todo tema existen
al menos dos versiones,
y llevan razón todos en sus mundos.

#3
El décimo primer cuerpo celeste era regido por Sao. El primero, por Isa. Isa lo tenía todo. Sao tenía solamente un deseo. Pero cuando sólo se tiene un deseo, por él se lucha, y Sao estuvo a punto de cumplir un deseo para ella misma: creo la escencia de su hijo.
Más no podía darle materia.
Si el día se lo daba todo a Isa, la noche habría de darle sólo una cosa a ella. Y suplicó a la noche y la noche dio materia a su sueño y nací yo.
Mi madre Sao me dio una escencia amable, con deseos de ayudar, de amar y la única ambición de ser querido. Muy similar a ella, con un brillo ajeno y discreto. Gracias a la noche, podía trasladarme, comunicarme… esforzarme por mi propio deseo, gracias a un cuerpo de noche: ojos, cabello, piel y hasta voz de noche.
En mi busqueda amé y perdí. Me enfadé y perdoné.
Pero cuando encontré a quien amar no fuí correspondido. Porque a la noche se le puede acompañar, se le puede cantar, pero amarla… eso no. Y yo, alma de luna, tengo cuerpo de noche y por lo que ven me juzgan las criaturas del día; incluso la que amo.
¿Por que se me ha mostrado lo que no puedo ser? ¿Porque soy lo que no parezco? Si no debía sentir esto, ¿por qué puedo?
Mi madre me dio cualidades que la noche limitó al hacerme un cuerpo.
Y el resultado es triste.
Sólamente puedo sentirme sólo.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger